¿Por qué no manifiesto lo que quiero?

A menudo tratamos de manifestar lo que queremos desde un estado de “Estancamiento”, “falta” o “limitación”.

Después de todo, son estos estados los que nos hacen querer algo más. Sin embargo, al mismo tiempo, nos impiden tener lo que queremos.

Mira, cuando estás sintiendo la carencia y la limitación, el mundo lo ves a través de esa lente, y otros lo perciben de tí también.  En ese estado, es poco probable que puedas ver claramente las oportunidades que te lleguen, ni te vas a poder inspirar para tomar acción inspirada, o recibir ayuda que te llevará a algo mejor.

Cuando lo único que sientas es la “carencia” en tu vida,  serás un imán para las
experiencias que responden a ese estado. Continúe leyendo

Pausa

Una de las ideas incompletas que nos han impuesto desde tiempos inmemoriales sobre el concepto del trabajo duro es la exageración en el tiempo que se le debe dedicar.
No estoy diciendo que trabajar sea malo, me refiero a que siempre nos han puesto la imagen del trabajador que sin descanso labora desde que sale el Sol hasta que cae la noche.

Al mostrarnos esta imagen como algo admirable y como un ejemplo a seguir, hay que recordar que siempre aconsejan a la joven mujer buscarse un hombre “muy trabajador” y a los hombres los han programado con la mentalidad de que no deben descansar pues el trabajo duro es una virtud que hay que adquirir. Continúe leyendo

La imagen

Creo que uno de los grandes peligros que enfrentamos la mayoría de los humanos es el limitar nuestra visión sobre nosotros mismos.

Creo que el peligro real es que  nos vemos de una forma idealizada.  Podemos vernos al espejo y ver solamente lo que nuestros filtros mentales nos permiten.

Pero nuestros defectos, ¿cómo es posible que esos los pasemos por alto?

Sólo vemos lo bueno de nosotros y en muchas ocasiones los demás no comparten nuestros conceptos sobre nuestra persona. Continúe leyendo

Decisiones

En muchas ocasiones tenemos miedo de tomar una decisión para seguir un curso de acción determinado pues los pensamientos de fracaso nos inundan la mente.

Este tipo de contaminación mental es terrible pues es el freno más poderoso con el que la mente nos sabotea todo.

Otras veces tomamos la decisión de hacer algo y después de haberlo completado, sentimos que no avanzamos nada, al contrario, sentimos que hemos retrocedido y que nuestro esfuerzo fue en vano, tiempo perdido.

Si pudieramos ver todos los mecanismos que activamos en el momento en que tomamos una decisión y damos el primer paso, por pequeño que éste sea, nos sorprenderíamos y tomaríamos más pequeños pasos hacia lo que queremos lograr.

Cuando se toma una decisión miles de cosas pasan en lo invisible y los mecanismos empiezan a trabajar a nuestro favor.

“Un viaje de mil kilómetros empieza con un paso.”  Demos ese paso para que los milagros también empiecen.

 

Milagros

Si supiéramos el poder que tenemos para cambiar las circunstancias a nuestro alrededor con tan sólo trabajar en nuestros sentimientos y pensamientos, nos daríamos cuenta que nuestro enfoque debería estar constantemente en el monitorear nuestros pensamientos y sentimientos para permanecer en un estado de felicidad y expectativa continuas.

Al cambiar esos sentimientos lo que atraeremos a nuestra vida estará en la misma frecuencia y por lo tanto no volveremos a quejarnos que nos pasan puras desgracias ni que nos topamos con gente negativa todo el tiempo.

El tomar la responsabilidad de nuestros pensamientos y el control de nuestras emociones nos permitirán salir victoriosos de cualquier situación que se nos presente.

Espera un milagro hoy.

Visita nuestra página en : http://hectorsampson.com