Tú te defines a ti mismo

Recuerdo un día cuando mi hija me dijo que era tonta.

Me quedé muy impresionado por la forma en que lo dijo. Tenía alrededor de 5 años de edad y, llegando de la escuela me dijo que era tonta en una voz muy confiada y firme. Ella estaba totalmente convencida de que era un hecho.

Le pregunté el por qué había dicho eso y, en el mismo tono, me respondió: “Mi maestra me dijo que soy tonta, mis amigos me dijeron que soy tonta, mis primos me dijeron que soy tonta, por lo tanto, debo serlo”

“¿Te lo dijeron hoy?”, Pregunté.

“Sí, pero ya me lo han dicho antes, por lo que creo que debe ser cierto” Ella respondió con tristeza. Continúe leyendo

Atraer o no atraer.

Tomado de mi libro: “Diálogos con mi ser interno Vol III”

 He estado luchando últimamente con mi yo interior. He estado tratando de atraer  muchas cosas en mi vida, sin resultado alguno.

Después de algunos diálogos internos, tenía que ir a mi sección de archivos internos para revisar algunos viejos y olvidados recuerdos de algunas experiencias en el pasado.

Muchas veces tratamos de obtener un resultado particular. Queremos que las cosas vayan de cierta manera, pero como ya he comentado en un capítulo anterior, no podemos ver el cuadro completo, por lo que no se sabemos muy bien cuál sería el mejor curso de acción a tomar la mayoría de las veces. Simplemente no queremos soltar el control de la situación. Y estamos con demasiado miedo de que las cosas se nos salgan de nuestras manos. Continúe leyendo

Trátalos bien

 

A mi madre.

Ella era una frágil anciana.

Ellos eran cuatro hombres enormes de esos que usualmente tratan con personas difíciles y que, por lo general, son recibidos con violencia, pero que, a pesar de todo, hacen su trabajo al entregar notificaciones legales, pero como normalmente son portadores de malas noticias, la gente siempre los trata mal.

Al parecer, ellos están acostumbrados a eso y su actitud, al llegar fue muy agresiva. Vi la escena desde una distancia y, conociendo cómo se comportan a veces, me estaba preparando para ir y estar listo para tratar de evitar cualquier hostilidad.

Llamaron a su puerta como si estuvieran tratando de hacerla pedazos. La señora abrió la puerta y los miró con una sonrisa, la expresión de los cuatro hombres era dura y fría, estaban haciendo su trabajo, por lo que no tenían, según ellos, por qué mostrarse corteses. Continúe leyendo

Lo bueno, lo malo y la lección…

 

 Tomado de mi libro: Respuestas II

Cuando he experimentado algo difícil o “malo” en mi vida, por lo general lo quitaba de mi mente por un tiempo y justo después de que el dolor se había ido lo traía de vuelta a mi atención.

Tuve esta tendencia a apartar la mirada de las lecciones duras o malas en mi vida, ya que consideraba que si sacaba de mi mete todas las cosas “malas” en mi vida,  no me afectarían más, así iban a desaparecer y se irían para siempre.

Pero hoy en día tengo un enfoque diferente para los eventos “malos y feos” en mi vida. He aprendido a apreciarlos y ponerlos en un lugar especial en mis recuerdos, porque si yo no los hubiera experimentarlo, yo no estaría aquí ahora, yo no sería quien soy y yo no sería capaz de compartir las lecciones y bendiciones que han traído a mi vida. Continúe leyendo

El tren

Recuerdo ese pequeño tren que recibí como un regalo cuando era niño. Era precioso y utilizaba una de esas viejas baterías gordas para alimentar el motor y una pequeña luz que tenía en la parte de enfrente.

Tenía unos mecanismos colocados en la parte frontal y en la parte trasera, eran como pequeños botones que cuando se apretaban cambiaban la dirección del motor, por lo que cuando el tren encontraba un obstáculo en su camino que presionara este botón, el tren cambiaba de dirección y comenzaba a ir en reversa. Lo mismo cuando el tren llegaba al final de la vía, el botón trasero era presionado por el obstáculo y cambiaba de dirección hacia delante.

Puede que no suene muy impresionante cuando se compara con los estándares de hoy en la tecnología de los juguetes, pero teniendo en cuenta que esto fue hace mucho tiempo, para mí fue algo realmente maravilloso.

Después de un rato, en lugar de esperar a que el tren llegara hasta el final de la vía y chocara para que empezara a ir hacia adelante, empecé a “detenerlo” con mi dedo para hacerla cambiar de dirección más rápido.

Luego amplié la pista y añadí un puente y otros detalles para hacer el “paseo” más divertido. Me encantaba.

A veces me siento como ese tren.

Comienzo a avanzar hacia adelante sin “obstáculos” en el camino y de repente aparece una situación inesperada y “cambia” mi dirección haciéndome retroceder, a veces por mucho tiempo, hasta que “algo” me detiene y me ayuda a cambiar mi dirección para continuar mi camino hacia delante.

Hoy en día, después de expandir en mi pista con muchas nuevas opciones, puentes, túneles, nuevos paisajes y escenarios. Estoy trabajando en mi mecanismo interno con el fin de evitar ir demasiado lejos hacia atrás. De esa manera puedo parar, observar, aprender y continuar mi camino de avance continuo.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

El dolor en el cambio

¿Has notado que cuando te enfrentas a nuevas circunstancias, nuevas situaciones, como un nuevo trabajo, mudarte a una nueva casa, una nueva relación, etc., reaccionas de muchas maneras diferentes?

El miedo es la primera sensación que salta en nuestro corazón. Y a veces ese miedo es la principal razón por la que rechazamos tanto el cambio.

Y es comprensible, ya que el cambio puede ser una experiencia muy traumática en el primer instante.

Recuerdo que cuando yo era niño, me daba miedo saltar a una piscina, porque mi memoria del primer contacto con el agua a una temperatura diferente no era muy agradable. Me tomaba mucho tiempo arrastrarme lentamente dentro de la piscina y no era un evento muy agradable. Continúe leyendo

Contribución

Una de las cosas más difíciles con la que he tratado de acabar de una vez, es esa sensación de no hacer lo suficiente para hacer este mundo mejor para mí y para los demás.

A veces me siento tan inútil e impotente mientras trato de encontrar una mejor manera de hacer las cosas. Me gustaría que hubiera una “aplicación” en mi mente para ayudarme a encontrar la mejor y más rápida manera de lograr esos sueños largamente esperados y no cumplidos en mi corazón.

Pero, supongo que a veces la Vida tiene formas de “ayudarte” a aprender las cosas más rápido y eso es al darte experiencias en las que puedas aplicar esas cosas que has estado leyendo y aprendiendo a través de muchas fuentes diferentes. Pero cuando los tiempos llegan para que “utilices” esas herramientas que has recibido a lo largo de tu vida, es cuando de verdad adquieres “conocimiento”.

Es muy divertido escuchar a aquellas personas que creen que su “verdad” es la única realidad que existe. Y se pueden encontrar ejemplos en todas partes y en todos los niveles. Desde gente común hasta profesores de universidades de prestigio en todo el mundo.

Todos nos aferramos a nuestra propia “verdad” en particular y, desde nuestra perspectiva, lo que otros piensan es sólo basura infundada. Sí, estoy seguro de conoces muchos ejemplos de estos también. Continúe leyendo