Etiquetas (Más notas a mí mismo)

¿Alguna vez te has preguntado por qué las cosas están “apareciendo” en tu vida como son ahora?

Estamos acostumbrados a “pegar etiquetas” a todo lo que nos rodea, personas, circunstancias y todo tipo de eventos.

Nos gusta usar “positivo” o “negativo”, “bueno” o “malo” y así sucesivamente.

Pero mirando hacia atrás, ¿cuántas veces has visto un “mal” evento que resulta ser algo maravilloso al final? ¿Cuántas veces has visto eventos aparentemente “buenos” convirtiendo tu vida en un verdadero “infierno”?

¿Qué hay sobre esa persona “decente” y “maravillosa” que te causó más dolor y problemas que aquellos que considerabas tus peores enemigos?

¿Lo ves? Vamos a aceptar de una vez por todas, que nunca vemos toda la escena y, que eso, nos hace pegar nuestras etiquetas en lugares equivocados muchas veces.

Por lo tanto, podría ser una buena opción dejar ese “negocio de etiquetado” por un tiempo y empezar a anticipar más milagros y estar listos para ser sorprendidos. Continúe leyendo

Nuevos comienzos

Cuando recibí la noticia, no podía creer que me estuviera sucediendo a mí. No tenía tiempo para enfermarme, no tenía tiempo para descansar, no tenía tiempo para perderlo cambiando mi estilo de vida. 

Debe haber una manera rápida de deshacerse de esa enfermedad.

Después de todo, hacemos todo lo rápido hoy en día, ya no tenemos que cocinar, comemos comida rápida, llevamos nuestra ropa a la lavandería y la recogemos limpia y planchada, así que no tenemos que perder el tiempo haciéndolo nosotros mismos, Usamos un servicio de taxi para llevarnos a todas partes para que no tengamos que conducir más, nuestro teléfono inteligente encontrará la forma más rápida y más rápida para no perder un segundo en el tráfico.

Vivimos nuestra vida a alta velocidad y estamos acostumbrados a conseguir lo que queremos rápido y fácil.

Internet responde a todas nuestras preguntas y nos proporciona toda la información que necesitamos en cuestión de segundos.

Así que no hay excusa para que una enfermedad se prolongue en nuestros cuerpos. Tiene que haber una píldora, un tratamiento o un método para que me deshaga de cualquier cosa que se atreva a retrasar mi ritmo de mi día a día. Continúe leyendo

Atención



Hemos hablado ya mucho sobre la importancia de poner nuestra atención a las cosas positivas en nuestra vida. Las consecuencias de prestar mucha atención a los malos acontecimientos en el mundo que nos rodea y nuestra responsabilidad como co-creadores de esta realidad.

Pero recuerda que la atención debe estar acompañada por intención, de lo contrario carecerá de un ingrediente muy importante. Ambos elementos van a dar el poder a nuestros pensamientos y deseos.

La intención dará un propósito definido a nuestras visualizaciones y acelerará los resultados.

Esa atención cargada, inyectará poder a lo que esté dirigida, recuerda que tan pronto como diriges tu atención a un tema diferente, la energía se desplaza hacia el nuevo tema y desaparece del primero. Así que trata de no pasar a un pensamiento negativo con el fin de mantener la misma frecuencia e incluso aumentar su poder. Continúe leyendo

Se consciente de este error común.

Estaba caminando cuando escuché una conversación en la calle esta mañana. Dos hombres estaban hablando acerca de que ya era el 15 de enero y de lo mal que iban con sus propósitos de Año Nuevo.

Uno de ellos dijo: – Bueno, ya sabes cómo es, todo el mundo hace lo mismo, deciden ir al gimnasio y por estos días, empiezan a hacer excusas para no ir. Deciden a dejar de tomar y fumar y en la primera fiesta se les olvida y la lista sigue, así que no me siento mal porque la mayoría de mis amigos están haciendo lo mismo.

- Sí, lo sé, lo dijeron en la radio ayer, supongo que es justo la manera que es. Todos hacemos lo mismo  así que no te preocupes demasiado, respondió el otro hombre.

Ellos se fueron riendo y continuaron su conversación con otros temas. Me quedé pensando en lo que acababa de escuchar.

Me quedé muy sorprendido. Continúe leyendo

¿Por qué está sucediendo de nuevo?

Pensé que finalmente había dejado el mal hábito de añadir sal a mi comida sin probarla primero. He frenado bastante mi velocidad al comer y he tratado de mantener mis manos lejos del salero tanto como me ha sido posible, pero me he “cachado” agregando sal más a menudo comida que no lo necesita realmente.

Sí, por alguna extraña razón (tal vez mi cuerpo necesita un poco más de sodio últimamente) Mi mente sigue trayendo constantemente, pensamientos de comida salada y, el deseo constante de sal está empujando a mi mano para agarrar el salero más a menudo, tal vez esto es sólo la justificación, pero ese es un hábito en el que necesito trabajar inmediatamente antes de que cause un daño más grande.

Lo mismo ocurre con otros malos hábitos, como el miedo. El miedo es un mal hábito cuando se le permite ser el maestro de tus pensamientos con demasiada frecuencia.

¿Cómo esperas librarte de un mal pensamiento si sigues entreteniéndolo en tu mente todo el tiempo? Continúe leyendo

Un nuevo ciclo

 

Un ciclo es una serie de eventos que se repiten con frecuencia en el mismo orden. Al igual que el día antecede a la noche y la primavera precede al verano y luego llega el otoño, al último el invierno y luego las estaciones comienzan una vez más. En realidad no hay principio ni fin.

Lo mismo ocurre con cualquier tipo de ciclo. Un año escolar, un ciclo de relación, un ciclo de trabajo y así sucesivamente.

Entonces, ¿cómo podemos iniciar un nuevo ciclo, de manera que podamos cambiar las cosas que no nos gustaron y salir de la inercia que nos mantiene en la repetición de los ciclos internos que debemos eliminar?

La única manera de “bajarnos” de un ciclo que no queremos repetir de nuevo es haciendo un cambio radical, para que podamos superar la inercia, (la propiedad de la materia que mantiene el mismo estado de reposo o movimiento salvo cuando es alterada por una fuerza externa). Continúe leyendo