El lado oscuro

Todos tenemos una dualidad dentro de nosotros.

No somos totalmente blanco o totalmente negro y realmente necesitamos esta dualidad para poder encontrar el equilibrio y avanzar.

En mi último artículo, hablaba de la importancia del auto-perdón. He hablado muchas veces sobre el hecho de que todo se nos regresa. Asesinos, secuestradores, terroristas, etc., todos ellos reciben de una manera u otra lo que se merecen, aunque no lo veamos. Nunca sabemos lo que sucede en el interior del alma de otra persona.

Recuerda que siempre hay dos partes, el que daña y la víctima.

La víctima quiere que el delincuente sea castigado por toda la eternidad y con ese deseo, la víctima se convierte en una doble víctima. Uno por el daño original y la segunda, por el deseo de venganza. La segunda causa es a veces la más difícil, ya que mantiene a la víctima encadenada a esos sentimientos por el resto de su vida. Continúe leyendo