Perfección

Recuerdo a un amigo mío que nació con una enfermedad congénita y su cuerpo presentó algunas deformidades que siempre lo hicieron sentir mal. Especialmente durante sus años de escuela ya que sus compañeros de clase eran muy crueles con él. Sufrió mucho por eso y decidió comenzar una búsqueda para encontrar la perfección.

Como no tenía un cuerpo perfecto, encontraría la perfección en otras áreas de su ser. Por lo tanto, decidió practicar varios deportes para que pudiera obtener un mejor físico y se convirtió en un buen boxeador con grandes músculos. Incluso representó a su país en los Juegos Olímpicos.

Pero, aun así, no sentía que su búsqueda fuera completa. Tener un cuerpo fuerte y medallas olímpicas no fue suficiente y, me dijo que no se sentía ni siquiera cerca de la perfección. Continúe leyendo

Conocimiento

Recuerdo ese día cuando un amigo mío me estaba enseñando cómo reparar un filtro de aceite en su coche. Tenía yo unos 10 años de edad, mi amigo era mucho mayor que yo y era muy paciente.

Las horas pasaron desapercibidas y me quedé deslumbrado con todas las piezas dentro de un motor. Mi amigo estaba tan sorprendido de mi compromiso de aprender más sobre los motores, que me invitó en una ocasión diferente para ensamblar un motor completo para un coche que estaba él reconstruyendo. Continúe leyendo

Control

Todo el mundo te está diciendo que necesitas controlar lo que piensas porque es lo que atraes. Eso es cierto, pero también, trae sobre nosotros una gran carga y nos estresamos nosotros solos haciendo un gran esfuerzo para evitar los malos pensamientos y sentimientos.

Como seres humanos, podemos experimentar todo tipo de sensaciones, pensamientos y emociones.

No podemos limitar nuestra mente y alma para filtrar todo el tiempo los malos pensamientos y sentimientos. Eso no sería benéfico y, al final, nos traería serios problemas de salud.

No necesitamos evitar por completo los periódicos, noticias de la televisión y los chismes en general que nos rodean.

La gran diferencia viene cuando no permitimos que esos eventos cambien nuestra autoconfianza. Continúe leyendo

!Despertando, la Trilogía!

Hay muchas interpretaciones para “estar despierto”. Probablemente cada uno de nosotros tenga su propio concepto y el tuyo podría ser bastante opuesto al mío.

Un día te despiertas cansado de sentirte en un “estado mental nebuloso y somnoliento” y, es cuando notas que hay momentos en la vida cuando las cosas suceden a tu alrededor y tu mente está conectada a una dimensión diferente. Más tarde, te das cuenta de que te has perdido la acción que sucedió justo frente a ti.

No estoy tratando de enseñar nada nuevo, no estoy tratando de imponerte mis ideas, sólo estoy compartiendo mis vivencias, mis lecciones aprendidas y las que aún tengo que aprender, mis propias respuestas y conclusiones.

Acompáñame en esta nueva aventura:

Despertando I    Kindle:  http://a.co/j2sDZmU      Paperback: https://www.createspace.com/6915565

Despertando II  Kindle: http://a.co/73ojVMs            Paperback:  https://www.createspace.com/6929671

Despertando III Kindle:  http://a.co/2HPQ0ID            Paperback:  https://www.createspace.com/6965947

Antes de…

Tengo un amigo que es muy impaciente y cada vez que hablas con él y estás tratando de terminar una frase, él te interrumpe con la primera palabra que viene a su mente, tal vez para ayudarte a terminar más rápido. A veces es la palabra que estabas a punto de decir, pero la mayoría de las veces es una palabra que no tenía nada que ver.

La gente suele mirarlo con enojo0 y probablemente piensan algo como: “Gracias, pero no necesito que me ayudes a hablar, ahora si me dejas continuar …” ÉL se da cuenta de que no estás muy contento con su interrupción y guarda silencio por unos segundos, pero dos o tres frases más tarde comienza a interrumpir de nuevo.

Huelga decir que si no estás perfectamente centrado en lo que estás diciendo, todas sus interrupciones hacen que tu mente se aleje del tema principal y termines hablando de algo totalmente diferente. Continúe leyendo

Autenticidad

Hace algún tiempo, tuve la oportunidad de conocer en persona a un muy conocido científico-escritor. Siempre escribió sobre temas muy polémicos y estaba totalmente convencido de sus conceptos.

Fue considerado una eminencia en su tiempo. Durante muchos años fue capaz de soportar los ataques y críticas de sus colegas científicos que estaban más cómodos con las viejas teorías. Sin embargo, la mayoría de las veces proporcionó buena evidencia de sus propios modelos.

Pero, al comenzar una familia, las presiones económicas comenzaron a emerger. Por lo tanto, tuvo que empezar a buscar nuevas oportunidades de trabajo y su vida dio un giro de 180 grados.

Cuando ya no era tan “famoso”, tuvo que atenerse a las reglas de la comunidad científica (nota cómo yo no dije: bajo las leyes de la ciencia), se le pidió educadamente que “reformulara” algunos de sus argumentos, teorías personales y, puntos de vista en sus libros, ya que “no estaban en línea con la visión científica general”. Continúe leyendo

Contrastando

Yo no estaba consciente de la raíz de su ira. Siempre había sido una persona muy agradable, siempre sonriendo y bromeando con todos a su alrededor.

Ellos habían sido amigos desde su infancia. Habían estado juntos en muchas batallas y en muchas celebraciones también.

Pero un día su amigo salió del país para comenzar la búsqueda para encontrar a su “verdadero yo”. Muchos caminos nuevos y experiencias le aguardaban.

Perdieron el contacto por muchos años hasta que, un día, él volvió a casa.

Había tenido mucho éxito en su negocio y había viajado por el mundo y aprendido muchas cosas valiosas.

Su amigo se había quedado en casa durante todos estos años.

El día que volvió a su ciudad natal, se sorprendió al ver que muchas cosas no habían cambiado en absoluto, mientras que otras eran totalmente diferentes.

Ambos amigos se reunieron una vez más después de todos esos años de estar separados y cada uno le dijo al otro sobre las cosas nuevas en sus vidas. Ambos se alegraron de verse una vez más.

Hasta que comenzaron a comparar sus vidas. Continúe leyendo

Encuentra tu esperanza (Auto-recordatorio)

¿Recuerdas ese momento en que pensabas que todo estaba perdido y no había solución posible para ese problema?

Cuando eras un niño, había momentos en que las cosas parecían imposibles de lograr, cosas como sujetar la cuchara apropiadamente, alcanzar un juguete en un cajón alto, solucionar una suma en el pizarrón mientras todos los compañeros te observaban, etc.

Probablemente hubo momentos en que te sentiste nervioso de decirle a tus padres que habías roto su jarrón favorito por accidente mientras jugabas con tu pelota dentro de casa. Simplemente no podías pensar en una forma de salir de esa situación, ¿verdad?

A medida que avanzas en tu vida, las pruebas se vuelven más difíciles y las situaciones parecen más complicadas. Pero, cuando ves hacia atrás, puedes ver que siempre fuiste capaz de encontrar una solución para cada tribulación que encontraste en tu camino, ¿no es así? Continúe leyendo

Lecciones de vida

Mucha gente se refiere a sus experiencias de vida como “lecciones de la Universidad de la Vida”. Lo que significa que la vida misma es una fuente abundante de conocimientos, experiencias y lecciones muy valiosas.

Probablemente las mejores lecciones de la vida son absolutamente gratis. O tal vez no tan “gratuitas” porque el precio que tenemos que pagar para recibirlas y aprender de ellas es tener que experimentarlo en carne propia y, a veces, es un precio muy alto a pagar.

Hoy me siento especialmente agradecido por todas mis lecciones de vida, tengo la suerte de decir que he experimentado algunas muy difíciles impartidas por los mejores maestros del universo: mis “problemas” y “los tiempos difíciles”, estos han sido excelentes profesores y estoy muy agradecido por ellos. Además todavía estoy aprendiendo de otras personas que han tenido la amabilidad de compartir sus experiencias conmigo y otros a los que he podido observar desde la distancia también.

Probablemente tú no has experimentado el hambre, no el tipo de sensación que se siente cuando no has comido durante unas horas, sino me refiero a cuando no tienes nada que comer en casa y no hay dinero para conseguir algo para ti y tu familia.

Recuerdo la sensación al pasar frente a un restaurante y el olor de la comida que llega te hace sentir mareado y desesperado. Tienes que contener la respiración y caminar más rápido para no sucumbir allí mismo. De alguna manera ahora puedo reconocer la “mirada” en los ojos de las personas que están pasando por la misma situación, e incluso aunque no digan nada, esa “mirada” especial en sus ojos los delata y, como he vivido eso, ahora soy capaz de reconocerlos y eso me ha dado la oportunidad de ofrecerles un poco de ayuda. Continúe leyendo