¡Confía!

Vivir en estos tiempos, es una aventura emocionante y desafiante.

La información está siempre al alcance de la mano y puedes comunicarte con personas de todo el mundo en tiempo real en casi cualquier lugar.

Estos grandes avances nos están haciendo la vida más fácil en algunas áreas, pero muy difíciles en otras.

¿Sabes lo que creo que necesitamos más ahora? Continúe leyendo

No puedo aprender por ti

Para ti, que quieres aprender todo ¡ya!

 

A veces desearíamos que otras personas supieran lo que sabemos y, que pudieran hacer lo que hacemos y que fueran tan buenos como nosotros en hacer algunas cosas.

Nos frustramos cuando nuestros hijos o personas cercanas a nosotros no pueden ver el mundo de la misma manera que nosotros. Pensamos que, si pudieran ver las cosas desde nuestra perspectiva, las cosas serían mucho más fáciles para ellos.

A veces es tan difícil tratar de explicar algunas situaciones cuando las vemos desde el exterior. Pero para la gente que está “adentro” las cosas se ven complejas y abrumadoras. Y, por supuesto, no podemos entender por qué no pueden ver cosas que son tan “obvias” para nosotros.

Pero en estos casos, somos culpables también, rara vez nos paramos a pensar que los demás tienen un camino de aprendizaje muy diferente al nuestro. Necesitan pasar por las dificultades y los “problemas” que enfrentan ahora para crecer y volverse más sabios. De hecho, tú estás haciendo lo mismo ahora y es por eso que todos estamos aquí.

Por otro lado, más tarde cambiarás de lugar con ellos, por lo que verán tus errores y “problemas” con la misma frustración con la que los estás viendo en este momento.

No puedo aprender a hacer algo en tu nombre. Debes tratar de obtener tu propia experiencia, para que realmente puedas aprender y aplicar ese aprendizaje a tu propia vida.

Por ejemplo, yo tuve que aprender a patinar por mi cuenta. Tuve que intentarlo y fracasé, tuve que caerme cientos de veces, tuve que rasparme las rodillas un sinfín de ocasiones hasta que pude controlar mi equilibrio y mi cerebro obtuvo la “habilidad” para hacerlo. Entonces, yo me hice un buen patinador en mi adolescencia.

Pero no puedo yo hacer el trabajo, para que tú puedas aprender la lección también.

Sí, hay algunas cosas que puedes aprender de la experiencia de los demás, puedes evitar muchas desgracias aprendiendo de los errores de otros, pero, la mayoría de las cosas, necesitas vivirlas, caerte y levantarte de nuevo para que puedas adquirir la lección.

Debes de experimentar todo por tu cuenta, es parte de la emoción de la vida. Tu crecimiento depende de tu disposición a experimentar este universo en tu propia piel.

Yo también estoy aprendiendo, es por eso por lo que todavía estoy aquí. Te están entrenando para convertirte en un mejor tú. No puedo hacer todo el trabajo por ti, pero podemos aprender juntos.

Sí, puedo compartir mis experiencias contigo, puedo compartir mis puntos de vista contigo, puedo decirte cómo lo hice yo, pero ahora tienes la oportunidad de reunir tus propios conocimientos, construir tu propio equipaje y lograr tus propios objetivos, para que en el futuro puedas compartirlo conmigo y con otras personas que aparecerán en tu camino con ganas de aprender también.

No puedo hacer el trabajo en tu nombre, pero estoy aquí para compartir la experiencia. Y una carretera compartida se siente siempre menos empinada y peligrosa.

Después de todo, todos estamos en el mismo barco.

Tu ventaja

Hablando con algunos amigos que han logrado muchas cosas significativas en sus vidas, o al menos eso es lo que pensamos la mayoría de las personas a su alrededor, tuve algunas interesantes epifanías.

Visto desde mi perspectiva, la mayoría de ellos han logrado cosas maravillosas, uno de ellos ha escrito más de 30 libros, algunos de ellos best-sellers en diferentes países, otro tiene una empresa que ayuda a personas pobres en diferentes países, el otro tiene hizo muchas películas que fueron muy famosas en todo el mundo, y todavía es muy respetado en la industria del cine.

Sin embargo, no se ven a sí mismos como triunfadores, a pesar de que la mayoría de los que los rodean los ven como modelos a seguir.

Al hablar con ellos en una reunión, me sorprendió ver que en realidad se ven a sí mismos como personas “normales”, que siempre tienen a alguien “por encima” de ellos que admiran y desean imitar a toda costa.

Por ejemplo, le pregunté a mi amigo, que es un escritor muy exitoso, ¿cómo comenzó a escribir libros? ¿Fue difícil? ¿Era algo que siempre había querido hacer? Continúe leyendo