¡Rápido!

En mi humilde opinión, no hay nada más frustrante que esperar.

Sí, lo confieso: soy muy impaciente. Odio tener que esperar durante mucho tiempo. Normalmente me gusta que las cosas estén ahí, listas para mí en lugar de tener que matar el tiempo mientras recibo lo que quiero.

Y, por supuesto, esto me ha causado muchos dolores de cabeza en mi vida a lo largo de los años.

Especialmente cuando las cosas van mal, me gustaría descubrir un hechizo mágico para que las cosas cambiaran de curso inmediatamente.

Pero, como ya sabes, esto no es posible y para entender por qué las cosas deberían ser así, es algo que muchas veces no soy muy bueno. Continúe leyendo

Tu luz

Hay días en los que no puedes encontrar la Luz en tu vida y todo se ve muy oscuro y siniestro.

Con todas las malas noticias inundando Internet y los medios de comunicación, esas trágicas historias de la familia y amigos que siempre están tan ansiosos por compartir con nosotros, incluso antes de preguntarnos cómo estamos. Los extraños en la calle que les gusta contarte sus vidas y tragedias más recientes, para ver si pueden encontrar un oído amigable, que les permita sacar su energía negativa acumulada dentro de su alma durante mucho tiempo. ¡Todo esto, añadido a tu propio equipaje emocional!

Hay días, cuando tienes que decidir el crear tu propia Luz en medio de tanta oscuridad inducida.

Continúe leyendo

Costos

En mi juventud, siempre había visto a la materia de economía, con desdén porque no la consideraba una ciencia, sino como un tema de “opiniones e interpretaciones personales”. Hoy en día he llegado a la conclusión de que la mayoría de nuestras creencias son producto de nuestras opiniones e interpretaciones personales, aunque parece que no somos muy conscientes de ello.

Le pregunté a un amigo mío, que es un economista muy respetado, si podía darme un ejemplo de teoría económica aplicada a nuestra vida cotidiana y, aunque no esperaba una gran respuesta, su ejemplo me causó una profunda impresión.

Me miró con expresión relajada y dijo: “Una de las cosas que he aplicado en mi vida muy a menudo es la ley de los costos hundidos”.

Lo miré perplejo esperando una explicación más clara. Continúe leyendo

Inquietud

Volver a aprender a relajarse y calmarse es una de las cosas más fundamentales, pero difíciles de hacer hoy en día.

Si vives en una gran ciudad, todo lo que tienes que hacer es mirar a tu alrededor y ver a la gente en todas partes, te hacen sentir incómodo. Si no, puedes ver las noticias cada día y tendrás el mismo resultado.

Todo el mundo está apresurándose y ocupándose de sus propios asuntos. He visto a personas pasar junto a una persona mayor que acaba de caerse y, ni siquiera se detienen para tratar de echarle una mano. Ni siquiera los voltean a ver.

No quiero comenzar con el típico monólogo: “En mis tiempos, la gente era más atenta y amable …”, pero estoy realmente impresionado por la forma en que la sociedad se comporta hoy en día.

No importa a que país vaya, veo un cambio muy radical en personas de todo el mundo y, no puedo decir que me alegra la diferencia. Continúe leyendo