La tormenta

Cuando era niño odiaba cuando la lluvia arruinaba mis tardes. No me permitían salir a jugar mientras llovía.

Por lo tanto, durante la temporada de lluvias, estaba condenado a quedarme en casa viendo la televisión o leyendo, eso no era del todo malo puesto que me enamoré de muchos libros maravillosos en aquel entonces.

Pero recuerdo muchas veces que me quedé viendo cómo se cancelaban grandes planes con amigos debido a la lluvia.

Eso me hacía sentir muy frustrado y algunas veces incluso enojado con la Madre Naturaleza.

Tuvieron que pasar años antes de que realmente pudiera apreciar las bendiciones de una buena tormenta y los efectos purificadores y limpiadores en todo el planeta. Continúe leyendo

Tú te defines a ti mismo

Recuerdo un día cuando mi hija me dijo que era tonta.

Me quedé muy impresionado por la forma en que lo dijo. Tenía alrededor de 5 años de edad y, llegando de la escuela me dijo que era tonta en una voz muy confiada y firme. Ella estaba totalmente convencida de que era un hecho.

Le pregunté el por qué había dicho eso y, en el mismo tono, me respondió: “Mi maestra me dijo que soy tonta, mis amigos me dijeron que soy tonta, mis primos me dijeron que soy tonta, por lo tanto, debo serlo”

“¿Te lo dijeron hoy?”, Pregunté. Continúe leyendo

¿Eres tú?

Ella era una chica dulce y encantadora. Creció en una familia tradicional y su infancia fue feliz.

A medida que creció la gente y los acontecimientos le jugaron rudo y se llenó de resentimientos y se hizo “más dura”. Empezó a hablar como sus amigos varones y cambió su estilo de vestuario a uno más masculino. Incluso sus movimientos y vocabulario se hicieron más agresivos y rudos.

Finalmente, un día me atreví a preguntarle por qué decidió hacer esos cambios en su personalidad, puesto que había sido una chica agradable cuando era más joven y ahora era más dura que algunos pandilleros que conozco. Continúe leyendo

El dolor en el cambio

¿Has notado que cuando te enfrentas a nuevas circunstancias, nuevas situaciones, como un nuevo trabajo, mudarte a una nueva casa, una nueva relación, etc., reaccionas de muchas maneras diferentes?

El miedo es la primera sensación que salta en nuestro corazón. Y a veces ese miedo es la principal razón por la que rechazamos tanto el cambio.

Y es comprensible, ya que el cambio puede ser una experiencia muy traumática en el primer instante.

Recuerdo que cuando yo era niño, me daba miedo saltar a una piscina, porque mi memoria del primer contacto con el agua a una temperatura diferente no era muy agradable. Me tomaba mucho tiempo arrastrarme lentamente dentro de la piscina y no era un evento muy agradable. Continúe leyendo

Inconformidad (más notas para mí mismo)

He estado gimoteando con mi ser interior últimamente muy a menudo.

Me he visto a mí mismo quejándome demasiado en los últimos días y, he descubierto que me está dando resultados muy negativos.

No sé si estoy cayendo en el último deporte de moda: lloriquear, o estoy a punto de cambiar de dirección en mi vida y es por eso que he sido tan rebelde últimamente.

Creo que el pensamiento excesivo está haciendo su trabajo aquí, después de todo, es más fácil quejarse de una situación que hacer algo para corregirla.

A final de cuentas, puedo justificarme diciendo que a donde quiera que vaya, encontraré a alguien chillando por algo.

“Odio mi trabajo”, “me pagan mal”, “soy un fracaso”, “no puedo hacer nada bien”, “nadie me ama”, “a nadie le importo”, etc. Continúe leyendo