Esc

Recuerdo los días en que teníamos que escribir nuestro propio código (programas de computación, software) para conseguir lo que necesitábamos. No había Internet y el mercado de software no estaba tan saturado como lo está hoy.

Si querías hacer un informe para tu empresa, no había hojas electrónicas, había que codificar todo en tu computadora y enviarlo la salida de la impresora matricial, con la esperanza de que las cosas no se fueran a desordenar demasiado. No, no teníamos un modo de vista previa tampoco, por lo que no podíamos ver de antemano si las cosas se iban a ajustar al tamaño del papel en nuestra impresora.

Y cuando las cosas se ponían demasiado caóticas o nuestro pequeño programa se congelaba, lo único que tenías que hacer era presionar la tecla ESC (la que está en la parte superior izquierda del teclado) y las cosas se regresaban a la normalidad, la mayoría de las veces. Si eso no funcionaba todo lo que tenías que hacer era apagar el equipo y encenderlo de nuevo. (No, la mayoría de las computadoras no tenían un botón de reinicio tampoco). Y a pesar de todas estas limitaciones, ¡Sobrevivimos!

 

Hablando el otro día, con un colega y me preguntó si (Si deseas seguir leyendo éste artículo y otros parecidos por favor sigue esta liga: Haz click aquí)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>