Tú causaste el daño

Él se quejaba de la forma en que el río había causado la inundación y dañado las cosechas y cómo ese “maldito río” había hecho desaparecer su trabajo de muchos años y “ahora con estas malditas piernas no me puedo mover para poder ir a comprar mi comestibles.” Y siguió maldiciendo sobre diversos temas como el gobierno, el calentamiento global, entre otras cosas.

Mientras yo bebía mi té, pude escuchar a sus compañeros quejarse también por muchas situaciones y aspectos diferentes que estaban afectándolos y todos nosotros también.

Pero toda vez el tono de las quejas eran sobre lo que otra  gente y factores externos estaban causándoles, ellos fueron las víctimas todo el tiempo, pero nunca se propuso ninguna solución práctica a los problemas, ni se admitió su parte en el problema en conjunto.

 

El primer hombre nunca habló de cómo él y sus vecinos modificaron el cauce del río con el fin de ampliar sus campos, cómo los nuevos productos químicos que utilizaba en sus campos estaban afectando al ecosistema, afectando el equilibrio natural de la tierra.

(Si quieres seguir leyendo el resto de éste artículo y otros afines, haz click en aqui)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>