Basura

Me sentía calmado y relajado como de costumbre, cuando de repente me encontré con un amigo cuyo pasatiempo favorito es ver el canal de noticias. En la conversación en sólo cinco minutos, me había dado los principales titulares del día y eran todas malas noticias sobre tragedias, accidentes, fraudes, asesinatos y demás.

Me quedé sorprendido de la cantidad de terribles incidentes que habían pasado en una sola noche y de cómo mi amigo era capaz de ponerme al día con las últimas noticias en pocos minutos. Cuando terminó su “informe”, le pregunté la aplicación práctica de ese conocimiento. Juro que no se lo pregunté con una mala intención. Estaba sorprendido con su “afán” por aprender todos los detalles de cada nota, no he conocido a nadie con una mejor memoria para los detalles que él. Ni siquiera en mis años en el negocio de la radio y la televisión.

Él estaba sorprendido por mi pregunta y yo lo estaba con sus razones. Él creía que todos los medios de comunicación dicen la verdad absoluta. Y él consideraba su deber como ciudadano el estar “informado”. ¿Y qué haces con esa información para tener un mundo mejor? ¿Para ser una mejor persona? ¿Para ayudar a otros a ser mejores seres humanos?

 

Es tan fácil criticar y enumerar todas las soluciones que aplicarías si estuvieras en la silla presidencial, pero hablar en una mesa de café de cómo salvaríamos al mundo es una práctica común.

 

(Si quieres seguir leyendo el resto de éste artículo y otros afines, haz click  aqui)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *