Opinión

Ellos me pedían mi opinión sobre algunas piezas de arte entre las que estaban eligiendo, para una exposición que iban a montar. Como yo no soy un experto o un crítico de arte, me quedé en silencio la mayor parte del tiempo, viendo cómo cada vez que alguien daba en su opinión sobre alguna pintura o escultura, otro le revocaba el concepto y daba su muy diferente opinión sobre el tema.

Parecía un extraño concurso donde todo el mundo estaba tratando de “desacreditar” al otro, eso resultó muy divertido y al final de la sesión todos nos reímos mucho, ya que hizo tan evidente la variedad de nuestros gustos e ideas acerca de lo que el arte es y lo que debe contener una exposición.

Después de darnos cuenta de lo ridículo que sonábamos contradiciendo las ideas uno del otro, todo el asunto se convirtió en un juego divertido. En realidad cambiamos el tema de nuestro “concurso” a política, deporte, religión y estilos de vida, en sí todas las cosas que se supone que nunca se deben de discutir para evitar altercados. Pero habíamos decidido tomar esto como un juego-experimento y los resultados fueron muy interesantes.

 

Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQUI

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>