Calentamiento

Estaba esperando a que terminara su llamada telefónica, pero como de costumbre estaba muy ocupado y el teléfono no paraba de sonar, así que ya estaba empezando a perder la esperanza de poder siquiera saludarlo. El teléfono sonó una vez más y alguien en el otro extremo le pidió  una gran cantidad de dinero para comprar una propiedad, simplemente repitió la cantidad y la escribió en un cuaderno. Finalmente colgó y yo le dije que era una gran cantidad por una propiedad, sólo para empezar la conversación y sí, yo estaba siendo algo entrometido.

Él sólo me miró por un segundo y respondió: “Hace 20 años eso parecía una fortuna, ahora es sólo el pago de un día. ”

 

“Pero ¿Llegaste a pensar que ibas a verlo de esa manera algún día?”, Le pregunté.

 

Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQUI

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *