Juez severo

Estaba viendo un video de mi hija bailando, en mi opinión, (y tengo que decir que yo no soy el típico padre que ve todo lo que sus hijos hacen tan maravilloso y perfecto), hizo un muy buen trabajo, pero para ella, bailó terriblemente, traté de ver las partes terribles en el mismo, para comentar con ella lo que se debía mejorar, pero no fue tan malo como ella se vio.

Eso me recordó a cuando yo tenía su edad solía ver los videos de mis torneos y yo era muy crítico de mí mismo. Mis profesores estaban contentos con mis mejoras, pero a mis ojos yo era realmente terrible y torpe en mis movimientos. ¿Tal vez era el pequeño crítico que todos llevamos dentro?

Tal vez esa autocrítica es algo que nos empuja para mejorarnos y tratar de superar las cosas más difíciles y que es algo bueno.

Pero he notado que cuando ese mismo crítico interno exagera su trabajo, puede paralizarnos. Esa búsqueda de la perfección que nos podría llevar a un punto donde veríamos  a la perfección tan lejos, que  ni siquiera trataríamos de llegar a ella, por lo tanto, dejaríamos de intentarlo.

Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQU

Los comentarios están cerrados.