Sacúdetelo

No hay nada más difícil que tratar de hablar con alguien que está enojado. Le pides que escuche lo que tienes que decir, pero su enojo no le deja escuchar, realmente escuchar, en realidad no están realmente interesados en lo que tengas que decir, todo lo que quieren hacer es sacar esa sensación horrible de su organismo.

Incluso si te dejan hablar durante unos segundos, comenzarán de inmediato a contestarte, no van a escuchar tus razones porque no quieren mantener esa rabia dentro y sienten la necesidad de sacarla. Incluso si tienes razón no pueden verlo.

No tiene sentido hablar con alguien que está cegado por su mal carácter y, que de la misma manera en que lo hace un enfermo, está mirando el mundo a través de sus toxinas.

¿Pero adivina qué? A veces, tú eres esa persona cegada por su enojo.

Todos somos seres humanos y todos tenemos que pasar por diferentes procesos para que podamos aprender y crecer.

Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQU

Los comentarios están cerrados.