Mirar hacia el futuro

No podría decir que él estaba en su mejor estado de ánimo, pero, al menos, estaba haciendo su mejor esfuerzo para no parecer demasiado preocupado. Él había sido toda su vida una excelente persona, un poco “diferente” del resto, pero, un hombre decente.

Tuvo que vender parte de su compañía y parte de sus posesiones para poder pagar algunas de sus deudas. Y como suele ocurrir, más tragedias aparecieron en su vida en ese momento. Muertes, enfermedad, divorcio, problemas, cambios radicales y muchos otros eventos inesperados llegaron todos a la vez.

Su vida era totalmente diferente a lo que él estaba acostumbrado toda su vida.

Un día lo encontré caminando en un parque y le pregunté cómo estaban las cosas con él y su familia.

Sus ojos estaban rojos, probablemente de tanto llorar y se veía muy deprimido, pero cuando comenzó a hablar de su hijo, que tenía 14 años en ese momento, sus ojos se iluminaron, su esposa lo había dejado después de su pérdida económica y,  no podía ver a sus hijos muy a menudo, así que cuando él me dijo que había visto a su hijo menor por un tiempo el día anterior, su corazón se sentía muy contento.

Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQU

Los comentarios están cerrados.