¡Reemplázalo!

Ella estaba dibujando algo en un pedazo de papel, cuando llegué a su casa, ella no parecía darse cuenta de mi presencia, así que se quedé en la entrada de la sala esperando a que me invitara a pasar. Pero ella estaba demasiado concentrada en su dibujo, por lo tuve que esperar un rato hasta que, sin apartar los ojos de su dibujo sólo murmuró: “¿Vas a quedarte en la puerta todo el día? ¿No preferirías sentarte? ”

Busqué una silla donde sentarme, pero a pesar de ser una casa victoriana muy grande y lujoso, ella no tenía muchos muebles alrededor y algunas zonas me recordaban la decoración minimalista tradicional japonesa.

Finalmente encontré un pequeño sofá cerca de una ventana y me senté allí. No estaba muy cerca de donde estaba mi amiga, pero era el único lugar para sentare que pude encontrar. El sofá era todo menos cómodo, era viejo y muy duro, pero bueno yo no iba a quejarme, sólo estaba visitándola y tenía muchas cosas que decirle.

Pero ella estaba demasiado dedicada a ese dibujo, así que empecé a pensar que no sería capaz de hablar con ella ese día. De repente, se puso de pie y dijo: “No me gusta este dibujo”, arrancó la hoja de papel y lo tiró a la basura. Yo sólo la miré y le dije: “Si no te gusta simplemente cámbialo” Y tomé el papel del bote de basura y le pedí que mirara de nuevo el dibujo y dibujara un círculo alrededor de las partes que no le gustaban. Ella se rio y dibujó un gran círculo alrededor de todo el dibujo.

Entonces ella me preguntó: Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQU

Los comentarios están cerrados.