Un lugar sagrado

Tenía un amigo hace muchos años que, desde que era un niño pequeño, sus padres le enseñaron que tenía que ir a la iglesia para poder hablar con Dios.

Él siempre asistió a sus servicios de la iglesia 3 veces a la semana. Tenía la convicción de que el único lugar para hablar con Dios era su iglesia. Le pregunté una vez el por qué tenía que correr a su iglesia cada vez que quería orar, si Dios estaba en todas partes y en cualquier momento. Él simplemente respondió que él sabía eso, pero, pero que sus padres habían sembrado esa semilla en su corazón y que ahora él no era capaz de soltar esa idea tan fácilmente.

Un día se cayó de la azotea mientras estaba haciendo algún trabajo de reparación y se rompió gravemente una pierna. Tuvo que permanecer en la cama durante 8 semanas. Su pastor fue a visitarlo en varias ocasiones y debido a su condición, tuvo que cambiar esa vieja creencia y comenzó a hablar con Dios desde su cama.

Él me dijo después que, esta experiencia había sido muy liberadora para él, desde entonces se dio cuenta entonces de que era capaz de tener una comunicación profunda con Dios en todas partes. Pero fue hasta que él no fue capaz de moverse, que tuvo el valor (fueron sus propias palabras) para cambiar sus ideas al respecto.

Si deseas seguir leyendo este artículo y otros como este por favor haz click AQU

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>