Desconfianza (Otro auto-recordatorio)

Me tomó un tiempo darme cuenta de que yo estaba viviendo en un estado de desconfianza constante. Me enseñaron a tener cuidado con las personas que me rodeaban: “No hables con extraños”, me dijeron.

Me enseñaron a desconfiar de los resultados “No esperes lo mejor y no te desilusionarás”. También me enseñaron a confiar en mí mismo y no esperar nada de los demás porque  así “No te defraudarán.”

De hecho, mientras crecí aprendí a desconfiar de casi todo y de todos. Policía, noticias, políticos, médicos, las circunstancias, el clima, las religiones y especialmente del futuro.

No fueron las enseñanzas de mi familia y amigos solamente, era todo en el mundo a través de las cosas que leía y veía en mi vida lo que me enseñó que la desconfianza era un activo muy importante para que estar “seguro”.

“Desconfía del presente, si deseas prever la seguridad del futuro”, “Ahorrar para un día lluvioso”, “Piensa lo peor y acertarás” y muchos otros viejos refranes eran recordatorios frecuentes de la importancia de la desconfianza en nuestras vidas.

Pero cuando además de crecer empecé a evolucionar mis pensamientos un poco y comencé a observar a la gente exitosa a mí alrededor, tuve que aprender a diferenciar la desconfianza de la previsión.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>