Perdonando

He escuchado últimamente a muchas personas hablando de perdonar a los demás. Me han preguntado muchas veces acerca de cómo he podido perdonar la traición y la mentira tan fácilmente.

La verdad es que me perdono a mí mismo primero. Soy consciente de que he permitido que esa gente que me lastime en el primer lugar. Yo les he dado el poder para hacerlo. He soltado mi poder y luego, el daño está hecho.

Así que siempre empiezo por perdonarme.

El resto es mucho más fácil.

Sé que después de perdonar a los demás y de soltarlo, aparece un nuevo comienzo, así que no hay necesidad de llevar el viejo resentimiento a esta nueva aventura. Pero para la mayoría de la gente eso es muy difícil de hacer. Si se mantienen en tu mente los malos sentimientos, entonces el perdón no es real en absoluto.

No estoy diciendo que debes olvidar el daño, si lo haces, pierdes la lección. Estoy diciendo que no es necesario el resentimiento, la ira y todo el equipaje negativo  que va con ello. Esa parte es de la que necesitas deshacerte.

Mirar tu pasado te muestra todas las cosas que has experimentado. En cuanto al presente te permite ver la maestría que has logrado gracias a aquellas personas y experiencias que una vez etiquetaste como “negativas”.

Así que ahora puedes estar parado sobre tu propia verdad. Tienes que ser fiel a ti mismo y actuar desde tus más profundas convicciones. De esa manera serás capaz de perdonarte a ti mismo por permitirles a otros el hacerte daño y, al mismo tiempo, no te sentirás avergonzado de ti mismo, porque has sido leal a tus creencias y principios.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>