Tu valía

Ella me vio caminando por la calle y me saludó muy efusivamente. “¡Tenía muchas ganas de verte! ¡Finalmente terminé tu libro y me encantó! ¡Lo voy a leer otra vez! ”

“Pero el problema es que quiero ser capaz de hacer las cosas que hablas en el libro, pero no creo que sea tan fácil como parece”, se quejó.

Le di las gracias por leer uno de mis libros y simplemente le dije: “Yo nunca dije que fuera fácil, nada en ese libro es realmente fácil. Es un proceso, todo lo que vale la pena toma tiempo. Sólo estoy compartiendo en mis libros mis experiencias e ideas propias, pero mi objetivo principal es alentar a mis lectores a encontrar sus propias respuestas y métodos. Todos somos diferentes y tenemos diferentes circunstancias sucediendo en nuestras vidas en este momento, pero todos estamos en el mismo barco y, podemos encontrar mentalidades y procedimientos comunes para tener un viaje más feliz.” Fue mi respuesta.

Ella permaneció en silencio durante unos segundos y de repente empezó a hablarme de todas las cosas terribles que estaba experimentando con su marido, ya que trabaja todo el día y nunca está en casa, llega ya tarde y muy cansado, así que ya no se puede comunicar con él como ella desea, sus hijos están siempre gritando y nunca la quieren escuchar.

Estaba a punto de pedir disculpas por irme tan pronto porque tenía una cita y aún tenía que caminar una buena distancia, cuando un amigo pasó por el mismo lado de la acera en el que estábamos charlando.

Él amablemente se detuvo para saludar, los presenté rápidamente y se fue con una gran sonrisa en su rostro.

Ella se quedó de pie allí, mirando a mi amigo alejarse. Él es muy famoso por su éxito en diferentes negocios y su disposición feliz hacia la vida. Así que dijo: “Yo le envidio por tener una vida tan maravillosa. Yo haría cualquier cosa por estar en sus zapatos en lugar de en los míos en este momento. ”

“Él va ahora a recoger a su hijo de su tratamiento de diálisis. No ha sido capaz de superar la muerte de su padre el mes pasado y está pensando muy seriamente tomar unas vacaciones porque su corazón le está dando problemas graves últimamente, entre muchas otras cosas pesadas en su vida ahora mismo.” Le dije, mientras que lo veía alejarse de nosotros y sintiendo, al mismo tiempo,  una gran admiración y respeto por un hombre que tiene miedo de perder a su hijo y su salud y, sin embargo, todavía encuentra una buena razón para sentirse agradecido y feliz cada mañana, como me dijo recientemente.

Ella se quedó de pie en silencio allí, mirando a ese hombre con la boca abierta. Comprendí lo que estaba sintiendo en ese momento porque tuve los mismos sentimientos cuando él me platicó de sus luchas internas.

Le di las gracias una vez más por leer mi libro y le pedí que se mantuviera en contacto y comencé a caminar hacia mi cita cuando de repente me preguntó: “¿De verdad tienes miedos, dudas y enojo como yo, o estoy perdiendo la cabeza yo sola?” Me preguntó. Me quedé muy sorprendido por su pregunta, pero todo lo que pude decir fue: “Sí, como todos los seres humanos que ves a tu alrededor, todos los tenemos todos los días, yo sólo trato de no hacerles compañía durante demasiado tiempo. Cuídate y por favor mantente en contacto”.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>