Decepcionante

Al establecer tus expectativas sobre alguien o algo, siempre estás en riesgo de ser decepcionado. Es parte de la vida y duele mucho, pero créeme, duele aún más cuando eres tú el que has decepcionado a un ser querido.

Sé que he hecho esto muchas veces, no voluntariamente por supuesto, pero hay gente decepcionada que habían creído en mí y, por otro lado, otros que me han decepcionado a mí también.

Supongo que todos hemos experimentado ambos casos.

Una de las lecciones más difíciles de aprender es saber que todo lo que nos sucede tiene una razón de ser. Si ponemos nuestra confianza, o expectativas en alguien y esa persona no las satisface, tenemos que parar y pensar que a lo mejor se nos está enseñando una lección importante aquí.

Eso no quiere decir que esa persona sea mala o que quiera hacernos daño a propósito. (Aunque esto podría suceder, por supuesto), pero la mayoría de las veces, antes de juzgar a la otra persona, vamos a tratar de encontrar el mensaje que nos trae esta situación. Vamos a tratar de estar agradecidos por la enseñanza y hacer todo lo posible por continuar ilesos y más sabios.

Si tú que estás leyendo esto, yo te he decepcionado de alguna manera, por favor sabe que yo nunca quise hacerlo a propósito y que estoy haciendo mi mejor esfuerzo para ser una mejor persona a partir de ahora. Para aquellos de ustedes que me decepcionaron en el pasado, gracias por ser el instrumento para esta enseñanza. No te culpo por nada y me perdono a mí mismo por no ser capaz de entender el verdadero significado de esa experiencia en un primer momento.

Espero que todas estas experiencias que fueron etiquetadas en el pasado como algo negativo, puedan ser vistas como grandes lecciones y que hayan servido su verdadero propósito en tu vida.

Ser capaz de perdonar es algo que la mayoría de la gente no está dispuesta a hacer con tanta facilidad, hasta que entienden que necesitas hacerlo más por ti mismo, que por el bien de los que te han herido.

El odio o remordimiento son muy perjudiciales para tu espíritu y tu cuerpo físico y, por lo tanto, deben ser erradicados de tu corazón. Mantenerlos dentro de ti no te servirá de ninguna manera y te causará un gran daño y, muchas veces incluso,  la muerte prematura.

Haz tu mejor esfuerzo siempre, no pongas tu fe en agentes externos, sino aprende a confiar y a creer en ti primero.

Lo que necesitas llegará a tiempo, cree en eso y vas a ver el resultado. Si las cosas no suceden de la forma esperada, entonces sabe que hay una buena razón para ello y que nunca llegas a ver la escena completa, así que quizá nunca te enterarás de las verdaderas razones para que las cosas pasen de la manera en que suceden.

Cree lo mejor y sabe que lo que sucede ahora es lo mejor para ti, incluso si no se ve de esa manera en este momento. De esta manera la decepción no morará en tu corazón por mucho tiempo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>