¿Lo mismo?

Estaba esperando el metro en Londres, Inglaterra en una estación llena de gente y no pude dejar de oír por casualidad la conversación de dos señoras de mediana edad charlando alegremente a mi lado.

Una de ellas había ido de vacaciones a España y estaba sorprendida por algunas particularidades de la lengua, ella dijo algo así: “En España le dan género a los objetos, por ejemplo, ellos llaman una silla ´ella’, (lo que quiso decir es que  se clasifica como femenino) y a un zapato un ‘el’ (masculino), y eso le sonaba demasiado ‘extranjero’, dijo con una expresión de sorpresa en su cara.”

La otra señora había estado en un país africano, (no mencionó en cuál). Y se refirió a su asombro por muchas cosas que le parecieron “extranjeras” a ella.

Ambas mujeres estuvieron de acuerdo al final, que el viajar fuera de su país había sido una experiencia aterradora. Yo estaba de pie allí escuchando en silencio.

El metro llegó y entraron, me quedé tan impresionado por su conversación, que me quedé en el andén por un rato, pensando.

He sido bendecido con viajar mucho, he estado en muchos países y en realidad nunca me he sentido “extranjero” en ningún lugar. Por supuesto que he estado en lugares donde las tradiciones, costumbres, religiones, ideas, conceptos, etc., son diferentes a las mías, pero por alguna razón u otra nunca me sentí “extranjero”.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>