Distancia

Una amiga mía es muy pequeña, o como a ella le gusta decir: “Petite”. Sus piernas son cortas y no camina muy rápido. Así que no estaba acostumbrada a caminar largas distancias.

Yo soy todo lo contrario, tengo las piernas largas y camino muy rápido.

Ella ve todo desde su perspectiva obviamente, así que cuando le contaba de mis largos paseos, no me podía creer, para ella esas distancias son extremas. Para mí son normales.

Un día, la encontré en un parque y decidió caminar un poco conmigo. Le recordé que tengo un paso muy rápido, pero ella sólo me pidió que me fuera un poco más lento. Tenía mucho que contarme acerca de los eventos de su vida, así que no paraba de hablar y caminar y hablar y caminar y hablar y hablar y hablar…

Cuando por fin terminé todas mis tareas del día, ella estaba muy sorprendida de todas las cosas que había hecho y, aún más sorprendida por la distancia que habíamos caminado. Un total de 15 kilómetros, para ella era el equivalente a caminar desde la Tierra a la Luna, para mí era mi rutina diaria.

Estaba muy sorprendida de que nunca se había atrevido a caminar tanto antes, porque desde su propia perspectiva, pensaba que no era capaz de hacerlo. Por lo tanto nunca lo intentó.

Ella estaba tan feliz por ese logro personal, ¡que estaba pensando en hacer de la caminata su nuevo deporte y pasatiempo!

Cuando por fin se fue planeando en conseguir un nuevo par de zapatos para caminar, me quedé pensando en todas las cosas que nunca intentamos, sólo porque pensamos que somos incapaces de hacerlas.

¿Cuántas cosas has dejado intactas en tu vida, sólo porque pensaste que era imposible que lo lograras?

A mí me llegó a pasar muchas veces y, ahora, he aprendido a decidirme a probar cosas nuevas, así como a darme la oportunidad de ampliar mi visión, mi concepto de lo que puedo y no puedo hacer y sobre mi propio poder personal.

Y créeme que constantemente, yo mismo me estoy sorprendiendo con los resultados.

Entiendo la sorpresa de mi amiga, ya que la estoy experimentando más a menudo ahora.

Date la oportunidad de descubrir más acerca de tu propio poder.

Mi amiga vio como obstáculos insalvables las distancias, como algo  imposible de lograr para ella, pero eso fue sólo porque nunca cambió su perspectiva al darse la oportunidad, ella sólo lo aceptó como su realidad y hasta ahí llegó todo.

Hasta el día en que ella siguió hablando y caminando sin pensar si lo que estaba haciendo era posible o no para ella. Al igual que lo que dicen sobre el abejorro: “Si el abejorro creyera en las leyes de la aerodinámica, no sería capaz de volar”

No permitas que otros limiten tus resultados y, lo más importante: No limites tus propios logros eligiendo una perspectiva baja de tu poder y Luz personal.

Decide tomar la “distancia” entre tus sueños y tus acciones como una ilusión desde la perspectiva limitada que te estás permitiendo ver ahora.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>