¡Es tu culpa!

“¡Tú no me puedes culpar por eso! Mi trabajo no es inspirarte o motivarte a que hagas nada, esa es tu decisión, te acabo de dar los elementos de una manera neutral, tú decides cómo interpretarlos y qué hacer con ellos ” dijo airadamente una voz en mi cabeza.

“¡Pero tú me hiciste sentir triste con las imágenes que me estabas mostrando!” Respondió mi mente consciente a la defensiva.

“No, no me puedes culpar por lo que sientes, o cómo esas imágenes te hicieron sentir, en realidad eres tú quien decide interpretar esas imágenes como tristes, pero no lo son, son sólo imágenes,  ya te dije que mi papel no es hacerte sentir feliz, motivado, o triste o deprimido, yo solo… ¡estoy aquí y ya!” Fue su última respuesta.

Mi mente consciente se mantuvo en silencio por un tiempo, no era capaz de entender la posición de mi mente subconsciente ya que siempre debe haber un culpable y, no iba a ser ella esta vez, ¡ni nunca!

Sin embargo, mi mente subconsciente tenía razón, yo había decidido clasificar esas imágenes como tristes y entonces había comenzado todos los procesos en mi cerebro para hacer que todo mi cuerpo se sintiera triste. No es una tarea sencilla, ya que tomó una gran cantidad de recursos y energía, estar triste no es tan fácil como parece. ¡Se necesita mucho trabajo duro y esfuerzo!

Pero tan pronto como vi esas imágenes de la forma en que mi subconsciente me dijo, perdieron su poder, ya no eran imágenes tristes, no eran más que… imágenes.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>