¡Enójate!

Hace unos años yo estaba impartiendo una clase de defensa personal en un centro comunitario para mujeres (la mayoría de ellas eran víctimas de violación). Yo estaba hablando de la importancia de neutralizar rápidamente el oponente para que esto les permitiera escapar tan pronto como fuera posible y / o pedir ayuda en función de las circunstancias.

Con el fin de mostrar una técnica para mantener a un extraño a una cierta distancia y poder defenderse de un ataque, le pedí a una pequeña mujer que me ayudara a demostrar la técnica para las otras estudiantes.

Al principio, ella vaciló y se acercó tímidamente. No se atrevía a mirarme y mantuvo los ojos todo el tiempo en el suelo.

Tuve que pedirle cada vez que le daba una nueva instrucción que me mirara para que viera cómo hacer los movimientos.

Y cuando le pedí que golpeara el cojín de entrenamiento para que ella pudiera sentir y medir la fuerza del ataque, me quedé esperando a sentir el golpe en el cojín, pero no pasó nada, le pedí que golpeara el cojín lo más fuerte que pudiera, pero ella apenas lo tocó con su pequeño puño.

Cada movimiento que hacía era suave y lleno de miedo e incertidumbre.

Por lo general no le pido a la gente que revivan sus malas experiencias, pero esta vez tuve que hacer una excepción. Le dije que una manera de deshacerse del miedo está superándolo con un sentimiento más intenso y, ese sentimiento es la ira.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>