Nueva vista

La última vez que estuve allí me sentía triste y cansado. El campo parecía en ese momento seco y sin color. El clima era bueno, pero lo sentía frío y asfixiante. Había perdido a una tía que había sido como mi segunda madre toda la vida y desde ese momento, la vida sería muy diferente a lo que yo pensé que sería mi realidad eterna.

Una fotografía capturó ese momento. Nunca me atreví a ver la foto de nuevo, por lo que permaneció durante muchos años escondida en una caja.

La imagen de ese campo nunca cambió. En mis recuerdos estaba seco, frío y sombrío. Tampoco había vuelto a visitar ese lugar en todo este tiempo.

Pero por “accidente” terminé en ese lugar años después de ese día. Me sorprendí al verlo de nuevo, pero esta vez brillante y verde. Tan lleno de vida en todas partes y con aromas y sonidos frescos. ¿Qué le había sucedido a ese lugar para haber cambiado de una manera tan maravillosa?

Cuando volví a casa, busqué esa fotografía y me quedé realmente sorprendido al ver que el campo en la fotografía no era diferente en absoluto a la que mis ojos habían percibido en esta ocasión.

No era el campo, sino mis ojos los que estaban tristes, fríos y sombríos.

Una vez más tuve la oportunidad de demostrarme a mí mismo que nuestra realidad puede ser modificada y filtrada en función de nuestros pensamientos, sentimientos e ideas.

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>