¡Muévete!

Cada sentimiento, cada sensación, cada emoción tiene una razón de ser. No son sólo un capricho de la naturaleza. Tienen una función también.

Una de las que he observado con mucha atención, es el miedo y me ha sorprendido lo importante que es. Este mecanismo natural se ha implantado en nosotros y “nos obliga a avanzar, a movernos”, sin embargo, muchas veces nos bloquea y nos paraliza causándonos el doble de daño.

Algunas especies de animales son paralizadas por el miedo y son fácilmente atrapados por sus depredadores. Pero las especies que reaccionan al peligro moviéndose más rápido son los que son más capaces de sobrevivir.

He visto el mismo efecto en nosotros los seres humanos, se supone que debemos movernos tan pronto como el miedo aparezca en nuestros corazones. Pero a veces nos paraliza y nuestro cerebro se “apaga”, debido a la falta de movimiento.

La vida es movimiento.

Desafortunadamente hemos permitido que la programación natural de ese “interruptor” sea modificada y, ahora el miedo toma el control de nuestro sistema en una mala forma.

Y no estoy hablando sólo de situaciones peligrosas graves. Estoy hablando de nuestra vida cotidiana. La situación típica e inesperada que aparece en nuestro camino y nos deja estáticos y con una actitud temerosa.

Eso no quiere decir que siempre se debe huir cuando se enfrenta a un peligro, hay demasiados aspectos que se deben de tomar en cuenta antes de saltar y correr. Pero por lo general estas decisiones son tomadas en segundos por nuestro cerebro.

Lo más importante es no permitir que el miedo “neutralice” nuestra capacidad de respuesta, nuestra capacidad de razonamiento y nuestra movilidad.

Aplicando esto a nuestra vida cotidiana, significa que cuando tu mente está cargada de preocupaciones, todo lo que quiere decir es que necesitas moverte del lugar físico o mental en el que estás ahora.

Toma al miedo como una señal de la necesidad de cambio.

En lugar de permitir que la angustia y el estrés tomen el control de tu mente, detente y pregúntate, ¿qué significa esta aparente “amenaza”? ¿Qué debes cambiar en tu vida para que esta “molestia” desaparezca? ¿Qué es lo que el Universo y / o tu corazón está tratando de decirte en esta ocasión? ¿Cuál es el mejor curso de acción a tomar ahora?

Si quieres seguir leyendo este artículo y otros más, da click aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>