El examen

Cuando estudias una materia en particular estás consciente de que después de un cierto período de tiempo, tu profesor tratará de evaluar tu nivel de aprendizaje mediante la aplicación de un examen.

La mayoría de los sistemas educativos tienen esta costumbre, de hacer los exámenes semanales, mensuales, algunos incluso más a menudo y luego, al final del período escolar.

Nadie se opone a esto. Todos lo aceptamos, si no de buen agrado, por lo menos ¡No hacemos un gran alboroto al respecto!

Entonces, ¿por qué nos quejamos cuando la vida nos envía pruebas para ver de antemano cómo andamos en nuestras lecciones de vida?

Cuando un maestro nos sorprendía con un examen inesperado a primera hora de la mañana, nos sentíamos nerviosos y, a veces perdidos, pero nunca le gritábamos llorando y pidiéndole que ¡detuviera la prueba porque éramos buena gente y no merecíamos tal castigo! ¿Verdad?

Sin embargo, cuando la vida nos sorprende con una situación inesperada y la clasificamos como un problema u obstáculo, hacemos un gran drama de ello.

En ambos casos, se nos han dado ya el conocimiento y las herramientas para hacer frente a esa prueba de antemano. Probablemente no estudiamos lo suficiente, tal vez nos sentimos un poco confusos con algunos conceptos, pero ya estamos preparados para enfrentar este examen y cualquier otro que venga.

Así que ¿por qué seguimos viendo estas pruebas sorpresa como malos acontecimientos? Bueno, estamos condicionados a verlos como mala suerte, una mala situación, obstáculos, problemas, y así sucesivamente.

Toma una respiración profunda y cree que esta no es una situación permanente, es sólo una prueba y tú ya tienes los conocimientos, las experiencias y las herramientas para pasarla con gran éxito! De lo contrario la vida no te la pondría enfrente en este momento.

Y si por alguna razón llegaras a reprobar, no hay problema, la vida te enviará una prueba similar y luego otra y otra, hasta que la pases satisfactoriamente.

Por lo tanto, nunca tomes ninguna prueba como una injusticia. Tú eres más que capaz de aprender de ella y ¡pasarla con las calificaciones más altas!

Simplemente tómala como lo que es. No importa lo terrible que se vea, no importa que parezca insuperable. Tú eres más grande que esa prueba y más que capaz de pasarla con facilidad.

Tú ya has adquirido los conocimientos de los mejores maestros en todo el planeta, ya tienes las habilidades y el poder de dominar la materia de la vida, pero la mayoría de las veces tú principal problema es que te olvidas de quién eres y de que no estás solo aquí abajo.

Sigue adelante, revisa tu teoría, afila tus herramientas y cree que eres único. Sorpréndete pasando todas las pruebas con tu fuerza y valor natos. El Universo entero está esperando que brilles con tu propia luz interior. Y tú sabes perfectamente,  que eres totalmente capaz de hacerlo bien.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>