La delgada línea (disparatando)

 

Una de las cosas más difíciles para mí es tratar de identificar la diferencia entre una situación “forzada” y una “natural”.

Y ahora sé que no estoy solo en eso, porque esa es una de las preguntas más frecuentes que me hacen todo el tiempo.

Cuando estoy tratando de “forzar” un evento, una acción, una respuesta a algo que aparece de repente en mi camino. He aprendido a “medir” mi dirección en función de la “rugosidad” de la carretera. Es decir, cuando estás encontrando demasiados “rocas” en tu camino, podría ser una señal de que estás transitando por el camino equivocado.

Por lo general, cuando estás siguiendo el camino “correcto”, las cosas se vuelven extremadamente fáciles, las personas, los recursos, los acontecimientos y las circunstancias parecen ser colocadas en un orden particular que hacen que las cosas parezcan fáciles y brillantes.

Cuando parece que estás encontrando demasiados “obstáculos” en tu sendero, podría ser la señal para que empieces a hacer un cambio en tu dirección o, a veces, un cambio completo en tu ruta.

Para seguir leyendo este artículo y otros similares, Haz Click Aqui.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>