Lo mejor que puedo hacer

Todavía tengo problemas para definir cuándo es que tengo que dejar de tratar de hacer las cosas. Por un lado, mi mente me dice: “haz que las cosas sucedan” y el otro lado dice: “No fuerces las cosas y fluye con la corriente”. Y eso es como tratar de conducir con un pie en el acelerador y el otro en el freno al mismo tiempo.

Yo sé, a veces la vida te pide que vayas más allá de tus esfuerzos normales, a fin de lograr cosas más significativas y, a veces, hay que dejar que las cosas fluyan libremente, ya que con tu presión sólo las frenas.

Pero, ¿cómo saber cuándo actuar de una manera y cuando actuar de la otra?

En mi propia experiencia y, lo que me ha funcionado hasta ahora, es que cuando tengo que “presionar” demasiado para empezar algo, tomo esto como una indicación de no ir más allá y permitir que las cosas se alineen primero. Tomo un descanso y trato de no estorbar el camino.

Muchos sabios en el pasado han aprendido mucho al observar a la Madre Naturaleza trabajando. Sí, por supuesto que recuerdas: “Como es arriba, es abajo”. Y como mi mundo interior es un reflejo del universo exterior, la mejor manera de tratar de entenderlo es observándolo y evocando su comportamiento.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *