Eventos

Tomado de mi libro Respuestas II 

Ayer un amigo me preguntaba sobre la mejor forma de reaccionar ante un evento negativo y ambos coincidimos en la importancia de reaccionar a cualquier evento de una manera equilibrada.

Estoy seguro de que te acuerdas cuando hablamos sobre la forma en que reaccionamos a un evento en particular, es más importante que el evento en sí, ya que todo depende de la perspectiva utilizada para etiquetarlo.

Bueno, sería imposible estar poniendo etiquetas a cada evento que sucede en nuestra vida. No “etiquetamos” todo, constantemente, dejamos que la vida nos suceda y cambiamos la dirección de un lado a otro para evitar chocar contra cualquier obstáculo (real o imaginario, aunque la mayoría de ellos son imaginarios).

Pero cuando pasa lo inevitable y algo malo llega, la mejor manera de reaccionar es decir: “No quiero que esto vuelva a suceder en mi vida, yo preferiría que esto suceda la próxima vez” y luego tomar la decisión de cambiar nuestra intención para que la próxima vez todo se alinee y se manifieste el resultado que deseamos.

Sé que esto no es fácil y suena un poco extremo para algunas personas, pero todo lo que puedo decir ahora es: “Inténtalo”. Te sorprenderás.

Poner etiquetas a todo (juzgar) es lo que más nos mete en problemas todo el tiempo, rompe nuestra paz interior y nos impide avanzar, pues una mente que juzga pierde su poder.

Cuando nos preocupemos, es cuando debemos hacer una limpieza interior y una clarificación interna, esa es la oportunidad de analizar qué creencia o conjunto de creencias se han activado.

Si analizamos lo que desencadenó esas creencias, vamos a averiguar lo que destruye nuestra paz mental y, por lo tanto, es el área que hay que trabajar. Una vez que vemos en nosotros y descubrimos la creencia o conjunto de creencias que tenemos que liberar, podemos comenzar nuestro trabajo de limpieza interna para que podamos recuperar nuestra tranquilidad.

Hacer limpieza de nuestra energía interior es un ejercicio cotidiano y debemos adquirir ese hábito, de la misma manera que tenemos el hábito de cepillarnos los dientes o lavarnos las manos antes de cada comida.

Una vez que adquirimos este hábito y lo hacemos una parte de nosotros, vamos a entrar en un nuevo nivel de manifestación. Este nivel nos permitirá traer a nuestra vida mejores situaciones y mejorarnos a nosotros mismos, ya que vamos a hacer nuestras peticiones, visualizaciones, afirmaciones, etc., desde un estado de paz y tranquilidad.

Eso marcará la diferencia entre el “antes” y el “después”.

Todos estos son los pequeños pasos que estamos dando hacia una mejor versión de nosotros mismos y hacia una vida mejor que todos estamos tratando de experimentar.

Tomado de mi libro Respuestas II

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>