Semillas

Tomado de mi libro: Pensamientos Cuánticos: Respuestas III

Hemos hablado muchas veces sobre la importancia de tener una buena actitud cuando se enfrenta un momento difícil.

Al analizar nuestro pasado podemos encontrar múltiples ejemplos de situaciones que parecieron ser malas y terminaron siendo “bendiciones disfrazadas”.

¿Cómo puedes saber si el momento difícil que estás pasando en este momento no es sólo una mala interpretación de la escena? Ya has estado allí antes, así que ¿por qué aceptar de antemano que esto es una mala circunstancia?

Es más fácil renunciar desde el principio y aceptar que esto es una situación terrible, preocuparnos y colocarnos la etiqueta de “víctima” en la frente. En realidad la mayoría de las veces es lo que hace la gente. Pero ¿Qué bien ha traído hacerlo a nuestra vida en el pasado?

Así que si estás de acuerdo en que no podemos ver la imagen completa de todo lo que sucede la mayor parte del tiempo, entonces ¿por qué sigues cayendo en ese juego? Bueno, los viejos hábitos son difíciles de romper.

Así que cuando las cosas parezcan ponerse difíciles, recuerda que es sólo tu señal para trabajar con las herramientas que ya tienes. Encuentra inmediatamente las cosas buenas que te rodean. Siempre hay algo que agradecer. Busca bien. Mira a tu alrededor, estoy seguro de que hay muchas cosas de las que puedes sentirte agradecido. Haz un esfuerzo y escríbelas.

Sí, escribirlas ahora, para que tu mente subconsciente pueda registrarlas todas y eso te ayude a cambiar tu estado de ánimo y la actitud hacia tu vida presente.

Empieza desde allí y continua con un salto de fe, es decir, comienza a sentir gratitud por los buenos cambios que van a aparecer en tu vida, incluso cuando no puedas ver la evidencia más pequeña frente a ti, incluso cuando no haya la más mínima posibilidad, aun cuando la oscuridad sea la única “luz” disponible en la actualidad.

Entonces serás capaz de trabajar a partir de ahí. Aprende a ser un “optimista implacable”, sólo entonces podrás ver los cambios reales en tu vida. Mantén esa actitud hasta el último segundo y la mayoría de veces el milagro aparecerá frente a ti como en las películas: En el último y menos esperado momento y forma.

Sólo mantén la fe y el optimismo y te harás cada vez más y más fuerte.

Te convertirás en un hacedor de milagros y la gente que te rodea te pedirá tu secreto. Puede decirles esto, pero la mayoría de ellos no te lo vas a creer, no hay problema, es natural, pero mientras más lo pruebes y veas que funciona, mejor te harás.

Entonces los otros tratarán de seguir tu ejemplo. Y habrás plantado una semilla en sus corazones. Una semilla que seguramente va a crecer y cambiará la vida de muchos.

Tomado de mi libro: Pensamientos Cuánticos: Respuestas III

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>