Ábrete a los milagros

Mientras las cosas suceden en nuestra vida cotidiana, nuestro cerebro registra todo lo que nos rodea. Creemos que somos conscientes de todo lo que ocurre en nuestro entorno, pero es realmente impresionante el analizar todos los detalles que nuestra mente consciente “pierde” en el proceso.

Es la mente subconsciente la que registra todo y lo almacena en nuestros archivos internos.

Lo mismo sucede con los acontecimientos que ocurren en nuestras vidas. Llegan y de inmediato les ponemos una etiqueta, sea positiva o negativa, pero en cualquier caso no estamos viendo la imagen completa.

Nos enfrentamos al evento y nos perdemos la mayor parte de la escena. Ponemos una “buena” o ” mala ” etiqueta tan rápido como nos sea posible, ya que nuestra mente consciente tiene que tener un adjetivo para que pueda clasificar y reaccionar de acuerdo con nuestra percepción.

Pero, ¿te has dado cuenta que la mayoría de las veces nos apresuramos para clasificar un evento, sólo para descubrir más tarde, que nos equivocamos en nuestro juicio?

En estos tiempos modernos en que vivimos, nos estamos olvidando de tomarnos un tiempo antes de emitir juicios.

¿Alguna vez has tratado de hacer una pausa antes de reaccionar a un comentario o evento, solo para entender completamente lo que está pasando?

Mientras hurgaba en mi pasado, he encontrado muchas desgracias que en realidad resultaron ser grandes bendiciones. Y estoy seguro que tú también lo harías, si te tomas un poco de tiempo para analizar tu pasado y ver con cuidado la cantidad de cosas que resultaron bien, después de un evento que clasificaste previamente como negativo.

Tenemos que estar abiertos a los milagros para recibirlos. Cada mañana pide que un milagro aparezca en tu vida y decide estar abierto para recibirlo. Ten en cuenta que si no estás abierto y esperándolo, puede que no aparezca o simplemente no lo verás, incluso si está justo delante de ti.

Esa apertura es la que disparará muchas cosas que ya están en lo “invisible” y tu deseo de atraer cambios en tu vida va a crear las circunstancias y a abrir las puertas ocultas para que los milagros aparezcan.

Repito: Sólo recuerda el estar abierto y dispuesto a recibirlo. Es tu deseo y tu voluntad, los factores desencadenantes reales que manifiestan los milagros en esta realidad local y una vez que veas los resultados, te condicionarás naturalmente a estar abierto a los milagros.

Tomado de mi libro: “Y los diálagos continúan…”

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>