El obstáculo

La mayoría de las veces, tendemos a pasar por alto la importancia de los obstáculos en nuestro camino.

¿Alguna vez has transitado por una larga carretera recta? Una vez tuve que conducir durante 9 horas desde Arabia Saudita a Jordania en una larga línea recta de “nada”.

La mayoría de la gente pensaría que esto podría ser la manera más segura de viajar, “sin curvas, no hay peligro” ¿verdad? Pues no.

Es exasperante manejar sin “giros ni curvas”.

Tu mente subconsciente te obliga a acelerar para llegar a tu destino lo más rápido posible. Y eso provoca más accidentes que en un camino lleno de curvas.

Acabo de experimentar el mismo efecto hoy, mientras que caminaba en una calle muy larga sin nada, sin tiendas, ni casas, ni locales de ningún tipo, ni cosa alguna con la cual distraer mi mente de esa pared llana al lado derecho.

La calle no era tan larga, pero la ausencia de distractores, me hizo sentir que había caminado el doble. Ni siquiera un agujero en el pavimento para distraer mi mente.

Lo mismo ocurre en nuestras vidas cuando las cosas no se ponen “difíciles”. Cuando caemos en una “rutina aburrida” y seguimos pensando como de costumbre, haciendo lo mismo de todos los días, viendo y hablando con la misma gente de siempre. La vida se pone opaca y se convierte en una carga.

Perdemos nuestra motivación para continuar y también perdemos nuestro rumbo.

Para vivir una vida emocionante y significativa, nosotros los seres humanos, necesitamos retos, necesitamos seguir aprendiendo y mejorándonos día a día. Cuando nos mantenemos en movimiento y exploramos nuevos territorios, nuestra alma se siente energizada todo el tiempo.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>