Hay una razón

La tarde era hermosa, el cielo azul mostraba sólo unas pocas nubes en la distancia y el río Cherwell permanecía calmado como de costumbre con unas pocas parejas remando a lo lejos.

Mi amigo el profesor H, es muy conocido por sus descubrimientos en física y especialmente por sus teorías en mecánica cuántica. Pero esa tarde, su lección no tenía nada que ver con el comportamiento de las partículas u otras dimensiones.

Estaba más callado que de costumbre, hoy parecía más distante que otras veces. No quería interrumpir sus pensamientos y me limité a caminar a su lado en silencio.

De repente se detuvo y dijo en voz alta: “Todo es sólo acerca de la comprensión” y continuó su paseo.

Pensé que estaba hablando de una de sus conocidas y controvertidas teorías, pero pocos minutos después me dijo que se sentía mal por algunos desacuerdos que había tenido con un amigo la noche anterior.

“Como de costumbre, las personas expresan sus opiniones sobre ciertos temas y luego comienza el debate. Un lado es más apasionado que el otro y, por supuesto, todo el mundo quiere tener la razón…”, Dijo en una voz pausada.

“Pero he aprendido que no hay correcto o equivocado, todo es cuestión de entendimiento, de perspectiva”. Y al final, no importa quién está bien o mal, el verdadero desafío es tratar de entender el punto de vista de la otra persona, no imponer la nuestra “.

“Las nuevas teorías reemplazan a las antiguas, éstas se mantienen hasta que la última persona que creyó en ellas muere. El nuevo conocimiento reemplaza al antiguo, entonces creemos que es la única verdad por un tiempo y luego, el ciclo se repite ad infinitum “.

“Tal vez sea parte de nuestra naturaleza … Tal vez tengamos que pasar por cada uno de estos ciclos para entender y redefinir nuestros propios conceptos”.

Él había logrado aplicar sus métodos de investigación y teorías a su vida de una manera impresionante. Y una vez más, aprendí una lección de este sabio hombre.

Intentar convencer a otros de que nuestro punto de vista es la única perspectiva válida que existe es inútil. La vida nos ha enseñado a lo largo de la historia, que siempre hay diferentes percepciones, ideas, puntos de vista. Siempre hay una razón para todo y al final, la Luz es derramada sobre la oscuridad. Las respuestas aparecen para la mayoría de nuestras preguntas y finalmente encontramos la razón por la cual las cosas sucedieron de la manera que lo hicieron.

Podríamos no encontrar siempre esas razones, pero eso es porque no estamos viendo la escena completa. Pero si aprendemos a ser amables con los demás, tratamos de entender sus maneras y estamos abiertos a sus ideas y razones.

Finalmente vamos a detener nuestra necesidad interior de estar en lo correcto y en control todo el tiempo.

Esto no significa que necesites dejar de buscar tu propia verdad, o defender tus principios e ideales, simplemente para y escucha, trata de entender sus razones, aprende de ellos y comienza una vez más. Comenzamos de nuevo todas las mañanas, incluso cuando pensamos que continuamos el viaje del día anterior.

Deja de tratar de convencer a los demás, de tener siempre la razón o de ganar todas las batallas, aprende, trata de entender y aprende una vez más.

La vida es demasiado corta y maravillosa para estar lloriqueando todo el tiempo acerca de pequeños problemas. Y tú eres demasiado noble para dar tu energía y precioso tiempo a actitudes retrógradas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>