Síguelos

Nada en mi vida ha llegado por casualidad. Bueno o malo, cada situación, persona, bendición, problema, enseñanza, etc.

En algunos casos, ha habido un punto en el camino donde he podido ver la razón por la que aparecieron en mi vida. Otros posiblemente guardarán sus secretos para siempre. El tiempo lo dirá.

No hay una sola cosa que yo haya aprendido en el pasado, que no se haya vuelto “útil” en algún momento de mi vida. Es por eso que no considero “tiempo perdido” a cada momento que paso aprendiendo algo nuevo.

Hay un viejo proverbio ruso: “Век живи, век учись” (Vive un siglo, estudia un siglo).

Aprender es una bendición. Sus efectos en nuestro cerebro son sorprendentes y en realidad tiene propiedades curativas también.

La emoción de descubrir algo que nos atraiga y nos lleve a aprender todo al respecto, es indescriptible.

Y a veces, el aprender algo nuevo, cambia nuestra vida de maneras impresionantes e inesperadas.

Cada tema, abre puertas a nuevos universos desconocidos y nuestra vida se hace más rica y significativa con cada nuevo conocimiento que adquirimos.

Si quieres leer el resto de este artículo y más como este entra aquí

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *