Y nunca fue lo mismo…

Después de muchos años de ausencia, finalmente pude regresar a la capital de los Estados Unidos. Un lugar muy querido para mí puesto que viví y estudié allí por algunos años.

Es un lugar muy impresionante con sus edificios y monumentos blancos. Yo estaba muy emocionado de ir a ver cómo estaban las cosas allí en ese momento. Y sí, eso era una gran cosa en mi mente porque sólo me preguntaba constantemente: ¿cómo se vería ese lugar a mis ojos ahora?

¿Seguirían ahí las mismas personas? ¿Encontraría a mis amigos y compañeros de clase viviendo como siempre? ¿Qué sería diferente hoy en día? ¿Me gustarían los cambios?

Cuando vives en el mismo lugar durante mucho tiempo, no puedes notar los cambios cotidianos tan fácilmente. Es sólo cuando alguien del “exterior” regresa y te deja saber lo que es nuevo para él, que comienzas a notar en qué han cambiado las cosas realmente. A tus ojos, el cambio no es tan evidente la mayoría de las veces.

Te acostumbras tanto a ver el mundo que te rodea todos los días, que te pierdes los pequeños cambios, ya que están afectando a tu entorno en una escala muy pequeña y casi imperceptible. Así, nuestra mente no registra esos pequeños cambios y poco a poco los asimila sin percibirlo.

Incluso cuando te miras en el espejo, no prestas mucha atención a tu reflejo, hasta que un día, te das cuenta de un ligero cambio que “de alguna manera” pasó imperceptible para tu mente consciente por un tiempo.

Ahí es cuando debes entender y aceptar, que algunas cosas nunca volverán a ser cómo solían ser.

¡Y eso es algo bueno también!

Hemos hablado muchas veces acerca de la importancia del movimiento en tu vida. El movimiento es la vida misma. Y el cambio trae frescura y crecimiento a nuestra existencia.

Si las cosas fueran siempre las mismas, este sería un mundo bastante tedioso y sin evolución. Nunca aprenderíamos nada nuevo y eventualmente se convertiría en una existencia muy aburrida.

Pero podemos quedarnos tranquilos, porque la vida no es estática. ¡Los cambios ocurren cada segundo y es siempre para una buena razón también! Eres más sabio y más fuerte que ayer y eso es así, gracias a las lecciones que aprendiste de esos aparentes fracasos en el pasado.

La evolución es el cambio y el cambio es lo que nos mantiene creciendo y mejorando.

En mi viaje, el cambio jugó un papel muy importante. Había gente y lugares que permanecían allí, pero las cosas eran diferentes al mismo tiempo. Diferente de una manera agradable. Y esos cambios fueron los que hicieron de ese viaje una experiencia maravillosa y única en el final.

Las personas que todavía viven allí han mejorado sus vidas y fue un placer conocer sus nuevas aventuras y revivir recuerdos maravillosos juntos. Las nuevas personas y lugares son maravillosos también, y gracias a ellos le he tomado aún más cariño a esa ciudad esta vez.

El cambio es bueno, tenlo en mente siempre, incluso cuando no lo parezca. Porque ese cambio te está pidiendo que te conviertas en una persona diferente. De esa manera aprenderás, crecerás y evolucionarás hasta convertirte en un mejor ser humano.

Recuerda que no es tan importante lo que te suceda, sino el cómo reacciones a ello. Y las experiencias de vida te dan la sabiduría que necesitas para discernir el cómo reaccionar de una manera mejor cada vez.

Siéntete orgulloso de quién eres ahora y prométete ser una persona mucho mejor mañana. Ahora tienes todos los elementos que necesitas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>