Conocimiento

Recuerdo ese día cuando un amigo mío me estaba enseñando cómo reparar un filtro de aceite en su coche. Tenía yo unos 10 años de edad, mi amigo era mucho mayor que yo y era muy paciente.

Las horas pasaron desapercibidas y me quedé deslumbrado con todas las piezas dentro de un motor. Mi amigo estaba tan sorprendido de mi compromiso de aprender más sobre los motores, que me invitó en una ocasión diferente para ensamblar un motor completo para un coche que estaba él reconstruyendo.

Fue una semana entera de trabajar allí durante horas, pero para mí fue un verdadero placer. Mis amigos se burlaron de mí y me preguntaron si iba a ser un mecánico de automóviles toda mi vida o si me gustaba perder mi tiempo ensuciándome en lugar de salir al cine. No me importaba mucho lo que mis amigos tenían que decir. Estaba disfrutando el momento y aprendiendo algo nuevo y muy interesante.

Ese conocimiento se hizo muy útil aquel día que fui a visitar a mi tío en Dover y su coche se detuvo en medio de un camino solitario y largo. Si no hubiera sabido cómo reparar un coche, no puedo imaginar lo que habríamos hecho en esa ocasión.

Y déjame decirte que el aprender cómo reparar un coche me ha ayudado más veces de las que podría pensar ahora.

Años más tarde, un amigo mío estaba buscando a alguien que pudiera crear un CD interactivo para su congreso. Ya había terminado mi carrera de ingeniería, pero nunca he hecho algo así.

Como si “alguien o algo” hubiera decidido ayudarme, comencé a recibir libros, información y tutoriales sobre ese tema sin siquiera buscarlos. Inmediatamente comencé a ¿Quieres seguir leyendo este artículo y otros parecidos? Haz click 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>