Por ti…

Ella era una mujer muy fuerte y valiente.

Vivió una vida muy difícil y tuvo que aprender a ser dura para sobrevivir en un mundo hecho por hombres. En el mundo exterior, tenía que mantener una imagen áspera y fuerte.

A pesar de todas las situaciones duras que tuvo que enfrentar, su naturaleza amorosa y amable se mantuvo siempre muy profundo en su alma.

Tenía un gran corazón y su compasión era evidente cuando ayudaba a otras personas necesitadas, ya fueran un amigo o un perfecto desconocido, para ella todos merecían compasión.

No mostró ese aspecto de su personalidad muy a menudo. Ella prefería que esa parte de ella estuviera bien escondida del mundo exterior. Sentía que así estaría más protegida de los depredadores, como solía llamarles a todas aquellas personas que se acercaban a ella para aprovecharse, de esa manera estaba a salvo o, al menos eso era lo que pensaba.

Pero un día, un hombre vino y comenzó a cambiar su mundo. Al principio ella desconfió de él, como de costumbre. Pero después de algún tiempo, todos sus escudos de protección estaban apagados.

Este hombre la convenció de que no tenía necesidad de ser fuerte ni de defender su propia visión. Después de todo, él estaba allí para protegerla del cruel mundo exterior.

Y ella le creyó.

Ella le dio el control total de su vida, ¿Quieres seguir leyendo este artículo y otros parecidos? Haz click 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>