La culpa

Por lo general, buscamos un culpable externo como justificación de nuestros actos y reacciones. Pero la culpa es una carga muy pesada de llevar todo el tiempo.

Y una vez que nos damos cuenta que no podemos culpar a otros por nuestras reacciones, pensamientos y sentimientos, entonces nos vamos en contra de nosotros mismos.

Pero de la misma manera que pasamos tiempo en busca de alguien a quien culpar por los resultados de un evento externo, lo mismo sucede cuando pasamos tiempo culpándonos por todo. Acabamos perdiendo nuestro valioso tiempo.

Lo que necesitamos son resultados, no encontrar excusas. Tenemos que encontrar la raíz del problema, la causa real e inmediatamente hacer los cambios necesarios para corregir el rumbo de nuestra barco.

Si quieres seguir leyendo éste artículo, compra por favor el libro “Diálogos con mi ser interno Volumen III” Haz click aqui

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>