Validación

Recientemente encontré a un amigo mío que es muy conocido por su entusiasmo y compromiso total con todo lo que hace, se veía cansado y un poco triste.

Después del típico intercambio de saludos, le pregunté qué le pasaba: “Te ves tan diferente hoy, ¿estás aburrido?”, Dije bromeando.

“Sí, estoy aburrido de todo”, me respondió con tristeza.

“¿Qué pasó? Tú no eres así “le pregunté un poco preocupado.

“Me conoces, siempre trato de hacer lo mejor posible con una sonrisa en la cara, a veces hago por los demás lo que ni siquiera hago por mí mismo”. Siguió quejándose.

“He hecho lo mejor para mucha gente, pero cuando los necesito me vuelven la espalda, han olvidado por completo todo lo que hice por ellos en el pasado. Estos son momentos molestos que a la gente ya no le importa, me siento más solo que nunca “.

Lo miré totalmente comprendiendo sus sentimientos, creo que todos hemos estado allí en algún momento.

Permanecí en silencio por un rato mientras ordenaba sus pensamientos.

“He aprendido a hacer cosas no por los créditos, sino por mi propia alegría”, añadí después.

“No hago cosas esperando un aplauso”, dijo agresivamente defendiendo su punto.

“Lo sé, solo recuerdo que cuando solía decir buenos días a las personas, esperaba una respuesta, cuando no respondían me sentía ofendido. Hoy en día les doy los buenos días a los demás para desearles un buen día, porque quiero hacerlo de corazón. Ya no me importa si responden o no, solo les deseo un buen día de todos modos. Sólo porque me siento bien haciéndolo. ”

“Sí, tienes razón, debería seguir siendo como siempre he sido, voy a seguir haciendo las cosas exactamente como siempre las he hecho”. Disfruto siendo como soy. No necesito validación ni aprobación de nadie.”dijo ya con una actitud diferente.

Haz tu mejor esfuerzo porque es lo correcto, haz tu mejor esfuerzo porque se siente bien, haz tu mejor esfuerzo porque es tu verdadera naturaleza.

La gente siempre te criticará, delante de ti o a tu espalda, pero eso no es de tu incumbencia. Compite contra tus propias marcas, compite contra tus propios logros, alcanza tus propios objetivos y sueños y no prestes atención a lo que otros dicen u opinan sobre tu desempeño. La única opinión que realmente debería importarte es la tuya.

Puedes engañar a los demás, pero nunca serás capaz de engañarte a ti mismo. Eso es algo con lo que tendrás que vivir el resto de tu vida.

Deja que los logros de los demás sean tu inspiración, no la causa de tu baja autoestima.

Haz las cosas bien, no por impresionar a los demás, sino para ser mejor cada día.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>