Tu regalo para el universo

Por lo general, recibimos regalos en Navidad, en nuestro cumpleaños y algunas otras ocasiones especiales.

Algunos de nosotros acostumbramos a levantarnos por la mañana bajo un techo, con buenas cobijas y la mayoría de las veces un buen desayuno esperándonos en la mesa. Lo vemos tan natural que nos olvidamos de estar agradecidos por todas las bendiciones que recibimos todos los días.

Hay algunas personas que están abiertas y dispuestas a recibir, pero hay otras que sienten que no se lo merecen.

En algunos casos, no estar “abierto a recibir” es tan malo, como el no estar dispuesto a compartir tus bienes con los demás.

Debido a ciertos “parámetros sociales” se nos enseña a ser modestos y a permanecer callados, para no “molestar a los demás”, al menos en mi caso, se me aconsejó de niño que guardara silencio y me abstuviera de pedir favores. Entonces, muchas veces permanecí callado cuando necesité ayuda y en la mayoría de los casos los resultados fueron desastrosos.

Después de muchas duras caídas, aprendí la lección. Ahora pido ayuda cuando la necesito y soy lo suficientemente humilde para recibirla.

Otras veces, cuando ví personas necesitadas, no pude ofrecer mi mano porque sentía que yo no era suficiente,  que era demasiado pequeño o muy poco importante para ayudarlas de manera efectiva.

Fue muy difícil para mí darme cuenta de que mi principal contribución a este universo es ser yo mismo.

El comprender que es nuestra singularidad la que nos hace importantes y poderosos, es uno de los esfuerzos más difíciles hoy en día. Nos enseñan a comportarnos, vestirnos y pensar de maneras muy particulares. De lo contrario, nos colocan “fuera de la normalidad”.

Pero estamos aquí y somos como somos debido a que esta realidad local nos necesita con todos nuestros “defectos y virtudes”. Porque es nuestro “carácter distintivo” por lo que este Universo nos necesita como una pieza muy importante de este gran rompecabezas.

Ocultar tu verdadera naturaleza solo para ser alguien que no eres, no sólo está afectando tu vida sino también a toda esta realidad local. Estás aquí para ser tú, nadie más puede compararse contigo, nadie más puede hacer lo que tú puedes, eres el único en estos multiversos que puede hacer lo que has venido a lograr esta vez.

Nadie más está calificado para llenar tus zapatos. Nadie más vivirá en este planeta con tus mismas características, sabiduría y poder personal. Entonces, sal ahora y recuerda quién eres realmente.

Te necesitamos como eres, todo este universo está esperando que brilles con tu propia luz.

Siéntete orgulloso de quién eres y deja que el mundo lo sepa.

Eres inimitable y el permitírte ser el verdadero tú, será tu principal contribución al Universo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>