La multitud

Cada día veo más y más ejemplos de la influencia de las masas en personas valiosas.

Pensar por uno mismo es algo que todos podemos hacer muy fácilmente, pero compartir nuestros pensamientos y opiniones con los demás es lo que resulta muy difícil hoy en día.

Estuve hablando el otro día con algunos amigos y, dos de ellos comenzaron a hablar sobre política internacional, uno de ellos, el que tenía más pasión por sus puntos de vista, estaba llevando la mayor parte de la conversación, mi otro amigo sólo acentía a todo.

Lo conozco bien, así que no podía entender por qué estaba de acuerdo con puntos de vista completamente opuestos a los suyos.

Entendí después de un tiempo que, en realidad, estaba evitando una confrontación con nuestro otro amigo.

Y yo prefiero evitar las confrontaciones también, he aprendido que cada persona forma sus propias opiniones basadas en su educación, experiencias de vida y entorno.

Pero si no deseo participar en un debate, prefiero guardar silencio que aprobar las opiniones radicales de los demás, eso me parece una falta de respeto hacia la otra persona y, al mismo tiempo, traicionar mis creencias.

Siempre le permito a la otra persona expresar libremente sus opiniones y pensamientos, pero no me gusta asentir a algo que va en contra de mis principios solo para parecer amable con los demás, en esos casos elijo callarme o cambiar el tema de la conversación.

Por supuesto, tu realidad podría ser muy diferente a las opiniones de los demás, por lo tanto, esas opiniones no pueden definir tu realidad. Pero recuerda, esas opiniones definen las de ellos. Por lo tanto, no intentes imponerles tus puntos de vista e ideas, porque podrías estar más equivocado de lo que crees.

Sí, has aprendido de tus propias experiencias, pero al intercambiar anécdotas de vida, ideas, pensamientos, lecciones de vida, etc., estás aprendiendo a escuchar a los demás y, la verdad esta sigue siendo también una forma muy válida y maravillosa de aprender.

Al hacerlo, puedes aprender de experiencias de vida que probablemente no podrás experimentar por ti mismo, escuchar a los demás te dará la oportunidad de aprender a través de sus experiencias y enriquecer la calidad de tu propio conocimiento.

No te culpes por ignorar algo antes de aprenderlo, date la oportunidad de aprender más, ser más y compartir más, recuerda que eres un maestro y un alumno al mismo tiempo y, que todos estamos compartiendo esta experiencia humana para evolucionar y regresar a nuestro origen.

Todos estamos en esta misión para contribuir a través de nuestra vida a enriquecer e iluminar a este Universo.

Por lo tanto, deja de seguir a la multitud, sé fiel a ti mismo y contribuye de la manera en que solo tú puedes hacerlo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>