Cansado

He tratado de dormir más horas para ver si mi cansancio se desvanecía. Pero seguí cansado, sin energía alguna. Cuando tu ser interior está cansado, todo el descanso físico y el dormir de más, no harán ninguna diferencia.

Hay días en que te despiertas y la vida duele, por lo tanto, lo recientes y lo reflejas en tu cuerpo físico. Y, por supuesto, que te llevará más tiempo el poder ponerte de pie de nuevo, pero de todas formas tienes que hacerlo.

Como ves, es más fácil para nuestro cerebro acordarse de los malos momentos. Por lo general, recordamos más los malos eventos que los buenos, por lo que los mantenemos en la primera fila de nuestra mente consciente y esto podría ser una de las principales razones por las que seguimos repitiendo nuestros errores y manifestamos nuestros peores temores más rápido.

Hoy fue uno de esos días para mí, pero, en vez de luchar contra ello, decidí verlo tan neutral como pude. Es decir, no permití que los malos recuerdos inundaran mi corazón y arruinaran mi día.

Sí, fue difícil, pero finalmente lo hice.

Observar mi “drama interior” desde el “exterior” fue más gracioso que deprimente. Cada pensamiento, cada recuerdo, cada reacción era “percibida” como si yo fuera un observador externo. Me hablaba a mí mismo como si estuviera hablando con un cliente. Y sí, dar consejos a otra persona es más fácil, ya que no estás “dentro” de la situación, pero traté de hacerlo todo el día y debo confesar que fue un experimento muy interesante.

El pedirme a mí mismo que buscara la lección escondida en mi “tragedia” fue fascinante. Tenía que tratar de ser paciente con aquellas cosas que me molestaban, tuve que perdonar a esas personas en mi pasado que me hicieron algún “daño aparente”, (daño que posteriormente resultó ser una bendición).

Tenía que tratar de recuperar mi energía de las cosas y las personas a quienes había dado mi poder en el pasado sin siquiera saberlo. Tenía que recordar y tratar de amar las cosas que odiaba y temía y, por supuesto, al final del día yo estaba realmente agotado con toda esta actividad.

Pero no fue todo estrés y resistencia contra la corriente. El hacerme pasar por un observador externo fue un experimento fascinante que me enseñó muchas cosas acerca de mí mismo y, sacó a flote muchos detalles de mi ser interior que yo no estaba consciente de que aún habitaban dentro de mi alma.

Esto por supuesto, no es una tarea fácil, pero definitivamente vale la pena probarla.

A veces, tu alma está tan cansada como tu cuerpo. Cuando estás cansado físicamente te recuestas y descansas. Cuando tu alma se cansa, relájate y diviértete.

Suena simple.

Lo es.

Tomado de mi libro: Despertando III

 

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>