La tormenta

Cuando era niño odiaba cuando la lluvia arruinaba mis tardes. No me permitían salir a jugar mientras llovía.

Por lo tanto, durante la temporada de lluvias, estaba condenado a quedarme en casa viendo la televisión o leyendo, eso no era del todo malo puesto que me enamoré de muchos libros maravillosos en aquel entonces.

Pero recuerdo muchas veces que me quedé viendo cómo se cancelaban grandes planes con amigos debido a la lluvia.

Eso me hacía sentir muy frustrado y algunas veces incluso enojado con la Madre Naturaleza.

Tuvieron que pasar años antes de que realmente pudiera apreciar las bendiciones de una buena tormenta y los efectos purificadores y limpiadores en todo el planeta.

No te voy a mentir diciendo que hoy en día me encanta caminar y bailar bajo la lluvia emulando a Gene Kelly, pero no me pongo muy malhumorado cuando veo que una tormenta viene hacia mí.

Después de viajar mucho y ver cómo la gente en diferentes partes del planeta tienen que luchar para recolectar agua y, lo difícil que es a veces conseguir agua fresca y potable disponible para sus necesidades personales, finalmente he aprendido a apreciar y valorar la temporada de lluvias.

La lluvia limpia el planeta, limpia la atmósfera y elimina la contaminación en las grandes ciudades. Llena arroyos, lagos y ríos, ayuda en el crecimiento de plantas, vegetales y las frutas que encontramos en nuestra mesa todos los días.

Cuando recibimos la lluvia, no solo estamos recibiendo energía y vida, estamos recibiendo el potencial de vida y una gran porción de su propia historia.

Una buena tormenta refresca la tierra y limpia el aire. Sus vientos llevan semillas y polen a lugares distantes. El viento combinado con el agua ayuda a eliminar la vegetación vieja y débil, dejando espacio para lo nuevo.

Los relámpagos liberan nitratos que fertilizan el suelo y, esto produce alrededor del 20 por ciento del nitrógeno que va a nuestra tierra cada año.

Entonces, como puedes ver, estas tormentas a veces aterradoras no son tan malas como parecen.

Lo mismo con las tormentas en tu vida.

A veces estás viviendo una rutina muy calmada y relajada cuando, de repente algo sucede y, cambia tu concepto de vida como la conocías desde hace años.

Lloramos, nos enojamos e incluso insultamos el día en que nacimos porque ahora tendremos que cambiar nuestra cómoda existencia para seguir adelante. Y eso no es fácil la mayoría de las veces.

Todo lo que podemos ver es una poderosa fuerza disruptiva que aparece en nuestro entorno silencioso y lo pone todo patas arriba.

Llamamos a estas tragedias, problemas, desastres, calamidades, infortunios y cientos de otros sinónimos más. Pero su efecto en nuestra existencia es poderoso.

Nos lleva mucho tiempo comenzar a ver sus efectos positivos en nuestra vida, y en ocasiones nunca los vemos realmente. Pero te aseguro que, si hiciste un análisis con una mente abierta y fría, encontrarás muchas ventajas que nunca habrían llegado si esa “tormenta” no hubiera tenido lugar en ese momento.

Esta tempestad por la que estás pasando en este momento, tiene una buena razón para existir también. No te pido que encuentres todas las ventajas a la vez. Pero cada vez que te sientas desesperado y ansioso al respecto, ten en cuenta que estos tiempos terribles también tienen un buen propósito.

Mi madre dice todo el tiempo: “No hay mal que por bien no venga”, lo que significa que cada evento malo en tu vida tiene sus propias bendiciones ocultas.

Entonces, la próxima vez que escuches los truenos a la distancia, prepara tu paraguas y recuerda que está por llegar una limpieza. Has estado allí antes y demasiadas cosas buenas salieron de eso. Esta vez no será una excepción.

Toma una respiración profunda, relájate y vuelve a aprender a disfrutar el sonido y la vista de una buena tormenta. Disfruta el olor a tierra mojada y la fragancia de flores felices que reciben vida desde el cielo.

Una limpieza está llegando a tu vida, disfruta del viaje. El agua no te encogerá, las dificultades no te romperán.

Ponte tus zapatos de tap y, comienza a bailar bajo la lluvia … Solo cantando en la lluvia…que sentimiento tan glorioso. Estoy feliz de nuevo … (Canción: Cantando bajo la lluvia)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>