¡Acéptalo!

La modestia puede ser una virtud para algunos y un lastre para otros.

Se nos enseña desde la infancia que cuando alguien nos felicita debemos agradecerle a esa persona, pero negar lo que nos dicen. Debemos sentir vergüenza y decir que no es verdad, incluso si lo es.

Entonces lo que sucede es que mucha gente graba profundamente en su mente subconsciente esta actitud e incluso cuando hacen algo bueno, comienzan negar las habilidades y dones que poseen.
Por favor, no creas que estoy diciendo que debemos estar “alabándonos” todo el tiempo, solo no hay que utilizar la modestia como una herramienta para que otras personas sigan llenándote de más elogios. Vuelve a aprender a aceptar los cumplidos sin negar cuando eres bueno en algo o cuando has hecho una buena acción.

Si quieres seguir leyendo este artículo por favor compra el libro “Y los diálogos continúan…”. Adquíérelo aqui .

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>