El paraíso dentro de ti

Un amigo me dijo que cuando te caes, lo peor que alguien puede decirte es: “Échale ganas… “, “Levántate y síguele… ” Etc.

Cuando te caes, te duele, te llenas de la ira, la frustración, la tristeza, etc., y la última cosa que quieres escuchar es algo como: “¿Oh qué?¿Te caíste?”, “No te preocupes sigue adelante… “, etc.

Sé que la gente dice cosas así, la mayor parte del tiempo, con una buena intención, pero lejos de ayudar nos hacen sentir más enojados. Luego el enojo genera más situaciones malas y cuando tratamos de levantarnos de nuevo podríamos tropezar otra vez y hacer las cosas aún peor.

 

Eso se aplica a caídas físicas y espirituales.

 

Así que la mejor que hay que hacer cuando alguien se cae delante de nosotros (física o espiritualmente hablando) es respetar ese incidente y en silencio ofrecer nuestra mano.

 

Y si somos nosotros los que caemos, entonces lo mejor es tratar de levantarse tan pronto como nos sea posible, quitarnos el polvo de la ropa o del corazón y tratar de encontrar el lado divertido del incidente. Si aprendemos a reírnos de nosotros mismos, los problemas perderán tensión y nuestra energía interior cambiará toda la situación.

Si quieres seguir leyendo este artículo por favor compra el libro “Y los diálogos continúan…”. Adquíérelo aqui

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>