El dolor y el miedo

Cuando estabas aprendiendo a caminar, a andar en bicicleta, patinar, etc., te caíste muchas veces mientras estabas practicando y puliendo tu destreza para dominar esa habilidad.

A veces, cuando la caída fue muy dura, el dolor te mantuvo en el suelo por un buen rato, pero tan pronto como el dolor desapareció, reuniste la fuerza para levantarte y seguir practicando una vez más.

Tu deseo de caminar, andar en bici o patinar era más grande que tu miedo de caer otra vez. Estabas realmente consciente de que te podrías caer, que podría doler, pero el placer de dominar esa habilidad era más grande que tu miedo al dolor.

 

Ni el dolor ni el miedo son emociones negativas per se. Tienen una razón y un propósito. Si no sientes dolor podría poner la mano en el fuego hasta que se convertiría en cenizas, pero el dolor te hace reaccionar y alejar tu mano del fuego lo más rápido posible.

 

 Para seguir leyendo éste artículo y otros similares por favor haz click en este link

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>