¿La verdad?

-”Yo sólo quiero saber la verdad”. Escuché a un transeúnte decirlo con desesperación. La persona que caminaba con él, en voz baja respondió: “Pero tú ya sabes la verdad”. La primera persona actuó sorprendida al principio, pero luego asintió aceptando el comentario y tristemente apartó su vista hacia la distancia en silencio.

¿Podemos ocultarnos la verdad tan fácilmente a nosotros mismos? ¿Realmente estamos constantemente evitando verla, incluso cuando está “claramente” justo frente a nuestros ojos? Continúe leyendo